Diagnóstico de Spirits of the Forest

¡Bienvenido a la Klínica, Spirits of the Forest!


      ¿Cómo te encuentras? Pareces muy tranquilo y sereno. ¿Qué te ha motivado a venir a la Klínica de Khyndrak? Vaya, por lo que veo te gusta fardar mucho de tu estética y al parecer te crees muy zen. Bueno, vivir tranquilo es bueno, las prisas nunca son buenas, aunque si eres muy de controlar todos los aspectos de tu vida tanta tranquilidad puede volverse sin duda en tu contra. Ya sabes, ansiedad generalizada y ese tipo de trastornos psicológicos que pueden hacer tu día a día un auténtico infierno. ¡Créeme, sé de lo que hablo!

      A simple vista, y tras ojear un poquito tu manual de instrucciones, diría que eres un juego de mayorías en el que es posible llevar el control de quién tiene el dominio, en todo momento de la partida, de cada uno de los espíritus y de cada una de las fuentes de poder. Esto es algo que seguramente haga gustar a todos aquellos jugadores que aman estar constantemente alerta sobre qué hacen sus contrincantes y qué puntuación llevan. 

       También pareces ser un juego muy sencillo, rápido de aprender y de jugar. Bueno, todos son puntos positivos, al menos en su mayoría. Los turnos de los jugadores consisten en hacer acopio de losetas de espíritu y en colocar unas gemas sobre aquellas que queden en el centro del área de juego para reservarlas, aparte de que tienen la maravillosa función, de paso, de bloquear a los rivales. Bien bien, me gustas. Pasa a la sala del diagnóstico, sacaremos todo el jugo que hay en ti. 



Tras analizar el título durante cuatro partidas llego a las siguientes conclusiones, que podéis ver en este enlace. El informe ha sido redactado por Cristian Becerra pero editado por Doctor Frikistein.

No hay comentarios:

Publicar un comentario