Crónica de La noche más corta más larga de juegos del 2019

       Jaime García, de la asociación Trenca't la closca de Gavà, tuvo la brillante idea este año de organizar una La noche más corta más larga de juegos. Nos lo propuso a nosotros, El Dado Dorado de Viladecans, y a la asociación Dau de Cinc de Sant Climent de Llobregat. La respuesta de ambas asociaciones no se hizo esperar, siendo un sí rotundo. Era la primera vez que las tres entidades nos juntaríamos para llevar a cabo una actividad en grupo. Ya se llevaba tiempo hablando de organizar algo entre las tres asociaciones y La noche más corta más larga de juegos del 2019 fue la excusa para lanzarnos a ello. 





       ¿Y qué decir sobre la actividad? Desde mi punto de vista (es mi opinión) fue floja en cuanto a nivel de gente externa a nosotros. La mayor parte del público asistente fue gente habitual de nuestras entidades. No obstante, sí hubo un público nuevo, usuarios que era la primera vez que iban y que acabaron conociendo a las tres entidades. ¿Fue inútil el evento, entonces? Para nada, porque aunque la gente externa fuera una minoría en comparación con los usuarios habituales, queráis o no se hicieron contactos. La semilla de La noche más corta más larga de juegos está plantada y es necesario que cada año se riegue repitiendo el evento. Con esta constancia haremos que esta jornada crezca y sea conocida por más usuarios de la zona. Para mí fue un éxito y una batalla ganada, pero la guerra no ha terminado. La noche más corta más larga de juegos debe crecer y lo hará. 


         Teniendo como punto de partida del evento a las 21:30 para cenar, las tres entidades acordamos reunirnos a eso de las 21:00 para preparar el espacio: colocar mesas, situar la ludoteca en un espacio adecuado y preparar el pica pica (los usuarios dieron buena cuenta de ello). La cena, entre unas cosas y otras, se acabó retrasando bastante; juraría que acabamos jamando a las 22:15 o así... De la cena no hay fotografías, estábamos demasiado absortos comiendo pizzas. 












      Una de las actividades que había preparadas era una partida a Viajes por la Tierra Media, organizada por Marc Villaplana de Dau de Cinc. No he tenido ocasión de probarlo, pero a simple vista parece ser un cooperativo que se juega mediante el uso de una app, la cual te va guiando a través del transcurso de la partida. Un poco como Las mansiones de la locura: segunda edición, vamos. Los jugadores deben intentar cumplir el objetivo del escenario que se esté jugando mediante la exploración del mismo, atacando a los enemigos que vayan apareciendo, realizando pruebas de atributos (cada personaje tiene sus propios valores)... 












       El torneo de temática gatuna también se llevó a cabo. Cuatro participantes se disputaron el premio jugando una partida a cada uno de los juegos que comprendían el torneo: Cat Box, Torre de Gatos y Kitty Paw. Al final el ganador fue José Manuel Guimerá, que fue obsequiado con un precioso diploma al haber sido el jugador que más puntos ha conseguido en total a través de las tres partidas realizadas. 


Amanda explicando Torre de gatos.

Kitty Paw en proceso.

Partida a Cat Box. Este juego representó el final del torneo.

Entregando el diploma al ganador.





         Camel Cup también tuvo su propio pequeño torneo. Consistía en una sola partida y el ganador se llevaba el diploma pertinente. Diego, familiar de Jaime García, fue el elegido. Supongo que ya conocéis Camel Cup de sobras, pero es un título en el que hay que conseguir el mayor número posible de monedas. Estas monedas se obtienen en su mayoría de adivinar qué camello ganará la carrera y qué camello quedará último una vez esta finalice. Los turnos consisten en realizar tiradas de dados para mover los camellos y en realizar apuestas, sobre todo. Nada complicado, apto para público familiar y de partidas no muy largas. 


Albert de Dau de Cinc explicando el juego a aquellos que no lo conocen.

Albert de Dau de Cinc dando el premio a Diego.









      Por lo demás, había una partida a Mombasa organizada pero no se acabó haciendo por falta de tiempo. Lo mismo sucedió con el torneo de Colt Express. La gente estaba más por jugar de forma libre a los juegos para entonces. Si os fijáis en los carteles siguientes os preguntaréis: "¿Cómo es  que por falta de tiempo no pudisteis hacer lo que os quedaba pendiente?". La respuesta es que todo lo organizado tuvo un retraso considerable. Teniendo en cuenta que el torneo gatuno se debería haber hecho a las 23:00 y se hizo a la 1:00 o así... ¿qué se puede esperar? El torneo de Colt Express tendría que haberse realizado a las 3:00 y la partida de Mombasa a las 2:00. Para entonces estaba el torneo de Camel Cup en vigor. Pero bueno, es un clásico que pasen este tipo de cosas, y más si hay que perseguir a la gente para que se apunten a los torneos. No obstante, ningún problema, no es un drama. Lo único que el premio del torneo de Colt Express nos lo quedamos de recuerdo de la jornada ^_^. ¡Logro conseguido!: aguantad hasta las 6:00 despiertos, sin sucumbir al sueño.









       Para culminar la crónica os dejo una batería de fotos de los juegos a los que los asistentes jugaron. A aquellos que os pasasteis por primera vez a conocernos, ¡gracias por vuestra asistencia! A los viejos conocidos, ¡seguid viniendo! Y a las entidades amigas, ¿continuaremos organizando cosas en grupo, no?





¡Gracias a todos por haber hecho posible nuestra primera La noche más corta más larga del año! ¡El 2020, más y mejor!



Fluxx


Sagrada.


Arboretum


The mind


Dark Tales


Zombicide Black Plague


Ra


Camel Cup


Azul


Las mil y una noches.


Frutas fabulosas.


Bar bestial


¡Gracias a todos una vez más!

No hay comentarios:

Publicar un comentario