lunes, 24 de marzo de 2014

Aprendiendo fechas ("Timeline")

La especie humana tiene una particularidad muy destacable: su inteligencia. Si bien es cierto que no todo lo que hace es bueno, es innegable que ha creado multitud de grandes inventos a lo largo de su existencia: la bombilla, la máquina de escribir, el ordenador, el coche, la bicicleta, los libros, los lápices, los bolígrafos, los aviones... una infinidad de cosas que bien seguro por actuación única de la naturaleza hubiera sido imposible su creación (por pura lógica). Igualmente, multitud de eventos históricos han tenido como actor principal al ser humano: las guerras mundiales, el descubrimiento de América, el primer hombre en pisar la Luna, la proclamación de la Unión Europea...

La particularidad esencial de todo lo mencionado hasta ahora es que para distinguirlas en el tiempo debemos utilizar fechas. Conocemos la creación de los inventos y los inicios y finales de los sucesos mediante unos números que nos indican el día, mes y año en el que ocurrieron. Para un estudioso de la historia, es esencial que disponga de buena memoria para poder acordarse de todas ellas; son la manera de identificar qué ocurrió "X" año. 

Pero aparte de estudiar, hay otros medios para aprender los dichosos números, y esa forma se materializa jugando a...


¡..."Timeline", la línea del tiempo lúdica!





"Timeline", en este caso, el multitemático, es un filler con un pequeño trasfondo educativo, ya que bien seguro que después de haberlo jugado infinidad de veces, alguna que otra fecha se os habrá metido en la cabeza. Aparte del aquí mostrado, hay uno de eventos y otro de inventos. Recientemente ha aparecido uno nuevo de música y cine. Pueden jugarlo de 2 a 8 jugadores. Como filler que es, garantizará unos 10-15 minutos de juego, no más (depende de la astucia de cada uno también. En nuestro caso somos unos mantas y no atinamos).



*Preparando la línea del tiempo

Barajáis las cartas, que vienen siendo unas 110, y colocáis una en la superficie de juego con la fecha visible, es decir, el reverso. Ésta formará el eje central de la línea del tiempo. 


En este ejemplo, empezamos con "La invención del Camembert en el 1790".




Después, cada uno robaréis cuatro cartas procurando de no ver las fechas. 




El objetivo del juego es ser el primero en quedarse sin cartas acertando en situarlas correctamente en la línea del tiempo.




*Formando el eje

Comienza un jugador inicial y se sigue en sentido horario. El primero deberá elegir una de sus cuatro cartas y decidir dónde colocarla, según si cree que tiene una fecha anterior o una fecha posterior, es decir, que deberá situarla a la izquierda o derecha, respectivamente, de la carta colocada inicialmente. Tras asignarle una ubicación, el jugador le da la vuelta a la carta para que muestre su fecha y se comprueba si es correcta su ubicación.


El jugador ha decidido utilizar la carta de "La invención del reloj de sol". La ha colocado a la izquierda de la inicial, "La invención del Camembert", dando a suponer que se creó antes que ésta. 


En el caso de que la carta usada se haya colocado adecuadamente, se queda donde está. Si no es correcta su ubicación, el jugador descarta la carta y roba otra nueva. La única manera de quitarse las cartas es, pues, acertando. En ambos casos, le tocará el turno al siguiente jugador. 


Como habréis podido deducir ya, es obvio que a medida que se van colocando cartas la dificultad del juego aumenta, debido a que hay más huecos en los que colocar las siguientes. Por ejemplo, en el caso anterior, hay 2 cartas en juego, por lo que hay 3 posibles sitios en los que colocar la siguiente carta, que será la del próximo jugador. 


En este ejemplo, como veis se han colocado ya 4 cartas, sin contar con la inicial. El siguiente jugador tendrá la posibilidad de poner una suya en uno de los seis huecos posibles (entre medio de dos cartas, a la izquierda del todo o a la derecha). 


Por lo tanto, resumiendo: 

-Jugar una carta y situarla en uno de los posibles huecos (entre dos cartas, a la izquierda del todo del eje del tiempo o a la derecha). 

-Comprobar resultado: si el jugador acierta, la carta se queda en la ubicación. Si falla, la descarta y roba una nueva. 

-Pasar turno al siguiente jugador. 







*Conclusión

Muchos ya conoceréis el juego, sin lugar a dudas. Lo hubiera preferido hacer en vídeo, pero de momento no dispongo del juego en mi poder y, por lo tanto, lo hago por escrito. Independientemente de ello, ya habéis visto que no tiene complicación alguna, y como "filler" que es, cumple todas las características asociadas a este tipo de juegos: sencillez (en este caso, extrema), y rapidez, aunque este punto es algo relativo, ya que puede haber partidas más cortas o más largas según lo que sepan los jugadores. Igualmente, en la mayoría de los casos se trata de intuir dónde colocar una carta y probar, así, el factor suerte (es la manera de aprender si no se sabe una fecha, a ensayo y error).

Se trata básicamente de formar un eje cronológico, por lo que tiene un trasfondo educativo notable mientras se juega. A base de repetir las fechas, es bien seguro que se os meterán en la cabeza sin lugar a dudas. A parte de esto, poco más tengo que hablar de él. La visión personal mía es que no me parece un juego maravilloso dentro de los "fillers", y dudo que lo comprase para tenerlo como propio. Es un pasa ratos que poco me llama la atención, y más habiendo jugado a otros más entretenidos, cómo "Gobb'it", "Coup: ciudad corrupta", ""Ikonikus"...


-->¿Suerte?: en la mayoría de los casos dependeréis de ella para colocar una carta. Y, evidentemente, sino os tocan cartas cuyas fechas os sepáis... pues a probar de la intuición.


-->¿Estrategia?: nula. No aplicaréis estrategia alguna para ganar, sólo vuestra sabiduría.


-->¿Dificultad?:  cualquiera aprende a jugarlo sin problema alguno.


-->¿Relación calidad-precio?: para unos 12,95 euros que cuesta en tiendas físicas, y teniendo en cuenta la cantidad de cartas, la calidad que tienen y que la caja es de chapa, para mí gusto el precio es asequible, aunque no barato para las "prestaciones" que da el juego.


-->¿Duración?: unos 10 minutos o 15 más o menos, aunque depende de la astucia de cada uno en cierta medida.


-->¿Rejugabilidad?: podríamos decir que es reejugable en el sentido de que con unas pocas partidas es imposible saberse todas las cartas y sus fechas. Harían falta bastantes para memorizarlas. Por lo tanto, pienso que se puede "quemar" por la mecánica, pero no por "saberlo todo" y no poder disfrutarlo ya más.



¡Si se te da mal las fechas para estudiarlas, "Timeline" es la solución!







No hay comentarios:

Publicar un comentario