Reseña de El portal de Molthar

La paz reinaba en el reino de "Molthar"; todos los seres que allí habitaban vivían en armonía y sin problema alguno. Era un lugar bello, en el que el mal no existía y todo era perfecto y agradable a los cinco sentidos de cualquier humano. Pero como dice una canción, "todo tiene su fin"; el mal entró un día en "Molthar" a través del mago "Ulfried", quien usó magia negra para tal cometido.

Una profecía vaticinaba este desastre, pero nadie quiso creerla. Entonces es ahora cuando todo el mundo se compadece de aquel "tonto del pueblo" que lanzaba habladurías al viento sin motivo alguno. Aún y así, no todo esta perdido. Porque aquí llegáis vosotros, como héroes de esa profecía, que continúa diciendo que unos elegidos llegarán y salvarán "Molthar" de la magia negra de "Uflried".

No podréis luchar solos contra el mago; necesitaréis el apoyo de la multitud de criaturas que habitan "Molthar" para ser más poderosos que vuestro enemigo. Es la hora de enfrentar al destino...



*¡...Es la hora de viajar a "Molthar"!





"El portal de Molthar" es un pequeño pero gran juego de cartas, con una estética la mar de agradable. Muy seguramente acabéis poniendo a parir a la editorial en el momento en el que abráis por primera vez el juego: os percataréis enseguida de que como pongáis fundas a las cartas la caja se convierte en algo inútil y que morderá el polvo de vuestras estanterías durante el resto de su existencia... Dicho en otras palabras, os servirá solamente para guardar el manual y las pequeñas "Hojas" que representan los "Portales a Molthar".


Después de decir uno de sus puntos negativos, pasamos a lo bueno: el objetivo es el de conseguir el máximo número posible de puntos. Dichos puntos se obtienen de "activar cartas de personaje". Cada "Carta de personaje" requiere una combinación de "cartas de perlas"; una vez se tiene dicha combinación las cartas requeridas se descartan y el "personaje" es activado, otorgándoos los puntos que indique. Además, hay "personajes" que también aportan "diamantes" y "habilidades" (azules o rojas).

Las "cartas de perlas" representan números del 1 al 8. De cada número hay un total de 7 cartas

En cada uno de vuestros turnos tendréis a vuestra disposición 3 puntos de acción a distribuir entre 4 acciones que hay disponibles (pudiendo repetir una misma tantas veces como queráis): 


-Coger una "Carta de Perla".
-Reemplazar las 4 "Cartas de Perlas" que hay a la vista.
-Coger una "Carta de personaje". 
-Activar una "Carta de personaje" de vuestro portal.


Una vez alguien alcance a tener 12 puntos de victoria la ronda actual deberá acabarse. A continuación, se realizará una última ronda. El jugador con más puntos será el ganador y en caso de empate el jugador con más diamantes.


Podéis jugar de 2 a 5 jugadores, notándose la chicha a partir de tres. La duración media de una partida es de 45 minutos, aunque ésto es si jugáis siendo 4 o 5 jugadores. Es recomendable que jueguen personas a partir de los 10 años de edad, aunque personalmente creo que un niño de 8 años sabría jugarlo.




*Podéis ver el vídeo a través del siguiente enlace: "El Portal de Molthar"


Reseña de Cap de Colla

"Castellers" es la palabra utilizada para denominar al espectáculo catalán en el que un gran número de personas se suben los unos sobre los otros para formar torres humanas. No dispone de una traducción directa al castellano, ya que su origen es catalán; el primer "Casteller" tomó forma en el 1770, en "Arbós" (Tarragona). Lo curioso de la "actuación" es la capacidad que tiene de juntar a multitud de gente, desde familiares a amigos de toda la vida, cooperando por tal de "montar y desmontar" la estructura. Lo idóneo es que en la base de la torre se sitúen personas de mayor peso o edad, mientras que la parte superior estará poblada por jóvenes, incluso niños (si se hiciera al revés ya os podéis imaginar el resultado).

La parte inferior está compuesta por lo que se le denomina "Pinya". No es más que la base de la estructura. Sobre esta "Pinya" puede haber una segunda base, denominada "Folre", y sobre ésta también puede existir una tercera base, las "Manilles". A raíz de aquí los "actores" van colocándose los unos sobre los otros, formando estructuras varias, como por ejemplo formando un "tres de diez", "dos de siete", "cuatro de seis"... ¿Qué narices quiere decir ésto que estáis leyendo? Pues es realmente sencillo de entender: un "dos de siete", por coger uno de los ejemplos mencionados, sería un "Casteller" de siete plantas formada, cada una de ellas, por un mínimo de dos "actores". 

Para que la torre se considere "Cargada" es necesario que en la cúspide se sitúe un último "actor", normalmente un niño/a, y que levante la mano. Éste personaje crucial recibe el nombre de "Enxaneta". Para que éste/a se aguante es necesario la colaboración de un "Aixecador" (Levantador), encargado de darle el apoyo necesario para que mantenga el equilibrio. No obstante, el "Aixecador" necesita también el soporte de los "Dosos". Dicho de una forma más sencilla, los "Dosos" apoyan al "Aixecador" y éste apoya a la "Enxaneta". 





Todo ésto es posible gracias a la colaboración de todos los que actúan y forman parte de lo que se le denomina la "Colla". No obstante, cada "Colla" necesita una figura que les guíe y oriente a la hora de actuar y reclutar gente. ¿Sabéis cómo es denominada?


¡La respuesta es el "Cap de Colla"!




"Cap de Colla" es un sencillo juego de cartas. Es jugable a partir de los 7 años como edad recomendada y tiene una duración media por partida de 45 minutos. Podéis jugar de 2 a 5 jugadores

El objetivo es conseguir el máximo número posible de puntos. Una partida se compone de 5 rondas de castillos. En cada una de éstas trataréis de construir uno de los que se refleja en la siguiente "Tabla de puntuación".



Tras las cinco rondas de castillos se realiza una última de "pilares" (ronda que se juega sin cartas, ya veréis como funciona) y listos.

Para que os hagáis una idea de cómo es el juego en cuanto a mecánica pensad en el juego clásico de cartas "remigio": básicamente tendréis que coger la última carta del montón de descartes o robar una nueva, poner ésta en la mano y a continuación dejar una en el descarte. Una vez tengáis todas las cartas necesarias en la mano para montar un castillo o pilar podéis bajarlas a la mesa. Pues así funciona "Cap de colla", por lo que la dificultad es nula.

 La gracia del juego es la temática de "Castellers" y la posibilidad de poder realizar tantos tipos diferentes de castillos y pilares, por lo que le da variedad al juego. No obstante, una vez realizado un castillo o pilar no pasáis a puntuar directamente, sino que debéis antes lanzar los dados para "cargar" y "descargar" la estructura. Aquí es donde radica el factor suerte del juego: si las tiradas tienen éxito puntuaréis, sino no. Como en la vida real, una "Colla Castellera" podía montar bien la torre pero podía acabar derrumbándose... No deja de ser una actuación, por lo que a nadie le haría gracia ver como se desploma...

El tema "Castellers", al tener sus raíces en Cataluña, ha provocado que el juego sea fiel a sus orígenes, por lo que el juego se presenta en idioma catalán, cosa que a más de uno disgustará por no entender el idioma. Sería ideal sacar una versión en castellano para aquellos interesados en adquirirlo fuera de la provincia catalana.


*Podéis ver el vídeo siguiendo el siguiente enlace: "Cap de colla"