Reseña de "El Festín de las Moscas".

     De todos los seres vivos que hay en la faz de la Tierra los insectos son, por norma general, o sencillamente por estética, los que menos suelen gustar, hasta el punto de llegar a dar asco, como es el caso de nuestra querida amiga doméstica cucaracha. Sí, a mí desde luego no todos los bichos me parecen bonitos, pero los hay que sí me alegran la vista, como los saltamontes y las arañas, aunque estas últimas también me dan algo de mal rollo. ¿Y qué me decís de las mariposas? A muchos no os gustarán los gusanos, no obstante sí las mariposas que aparecen por la metamorfosis de esos bichos repugnantes que se arrastran por los suelos...

     Sea cual sea  vuestra opinión respecto a los diferentes bichos que habitan nuestro mundo, estaréis de acuerdo conmigo en que el más pesado, agobiante y tocanarices, que está ahí en todo momento, incluso cuando estás en plena fase amorosa con tu pareja, y sobre todo en verano, es la mosca. Allí donde vayáis en época de pleno calor una mosca os acosará durante largo rato, hasta que comenzaréis a perder la paciencia y decidiréis ponerla a parir (ya veis, como si os fuera a entender...). A mucha gente le repugna porque su naturaleza es la de estar entre la porquería, incluyendo excrementos. Pero bueno, ¿no dicen que pisar una mierda da suerte? Lo que sí está claro es que...


*¡... un excremento es para ellas un gran "Festín de Moscas"!



        Después de esta introducción tan escatológica que el juego se ha ganado a pulso, decir que "El festín de las moscas", a pesar de tanto contenido puerco, es un juego infantil para niños a partir de los 6 años, al que podrán jugar de 2 a 4 jugadores y que tiene más chicha de lo que puede aparentar así de un simple vistazo.

      Cada jugador dispondrá de un set de 4 moscas (verdes, azules, rojas o amarillas). El objetivo es ser el primero en alcanzar el gran excremento con las cuatro moscas. Las losetas se colocan todas al azar y representan el circuito por el cual las moscas se irán moviendo hasta alcanzar su ansiado ñordo, como podéis ver en la imagen anterior.

La mecánica, de forma resumida, se basa en lo siguiente: cada jugador, en su turno, debe de...

1 ---> robar una carta del mazo de cartas que hay y aplicar su función (avanzar una casilla, intercambiar la posición de dos losetas...)

2 ---> avanzar con una de sus moscas una o dos losetas hacia adelante (hacia la "gran caca", que es la meta)




*Podéis ver el vídeo siguiendo el enlace: El Festín de las Moscas

Reseña de "Los constructores: Edad Media"

     Amanece un nuevo día en el pueblo. Con mucha pereza me levanto de la cama, desayuno y me lanzo de cabeza al trabajo una vez más. Cada día la misma rutina. Debo continuar con la construcción de varios proyectos, los cuales deben estar listos en unos días. Por otro lado no para de lloverme faena y me surgen nuevas construcciones para iniciar y terminar en determinados tiempos solicitados por los propios clientes. Mi labor es sencilla: los proyectos requieren ciertos materiales y debo de contratar a los trabajadores adecuados para cada uno, ya que no todos son igual de habilidosos y no todos saben hacer lo mismo que el resto. Se trata, en definitiva, de construir generando pérdidas al inicio pero terminando con beneficios. Realmente es sencillo y simple. El mayor problema es tener que competir con otros rivales, los cuales no lo ponen nada fácil, precisamente. Quien, al mismo tiempo, más rápido construya y más beneficio se lleve más fama recibirá y se acabará quedando con el monopolio.



¡Así es la vida de un jefe de obra, así es jugar a "Los Constructores"!





      "Los constructores: Edad Media" es un juego de cartas al que podéis jugar de 2 a 4 jugadores. En él tenéis el objetivo de ganar el máximo número posible de puntos de victoria. Estos se consiguen construyendo diferentes edificaciones, las cuales requieren cierto nivel de materiales: "piedra", "madera", "conocimiento" y "tejas". Dichos materiales se consiguen contratando trabajadores: "aprendices", "peones", "artesanos" y "capataces". Cada tipo de trabajador aporta cierta cantidad de cada uno de los materiales mencionados anteriormente, desde "0" unidades hasta "5".

    El juego se desarrolla comenzando por un jugador inicial y siguiendo el sentido horario. En cada uno de vuestros turnos disponéis de 3 acciones, las cuales podéis distribuir como queráis entre:

- Construir un edificio
- Contratar a un trabajador
- Emplear a un trabajador
- Obtener monedas

    Además, podéis realizar acciones extra gastando cinco monedas por cada acción adicional que deseéis realizar.



*Podéis ver el vídeo siguiendo el enlace: "Los constructores: Edad Media"