jueves, 18 de abril de 2013

Reseña de ¡Pánico en Wall Street!

La mayoría de la población española se encuentra en el paro (sí, ya se que no es el momento apropiado para hablar de ello, pero siempre hago introducciones a los juegos, y éste va de dicho tema). La crisis lleva arrasando el país cerca de 5 años (sino los ha hecho ya, tampoco me trae nada bueno saberlo...). La gente mata por el trabajo, y eso si hay ofertas que de verdad merezcan la pena... Sino te piden estudios, te piden experiencia, y sino te piden ésto último, te piden lo primero... Los jóvenes somos (sí, tengo 24 años) el colectivo que más ha sentido su ira, comprendiendo la mitad de los parados del país. La gente no hace más que cagarse en las muelas de Rajoy y lo ponen verde. Montones de manifestaciones, policías repartiendo tortas por aquí y por allá, personas sin viviendas... Todo un caos. ¿Cuando terminará esta crisis?. No lo sabemos, pero se tiene la esperanza de que sea cuanto antes mejor. Mientras tanto podemos erradicarla creando nuevas empresas e invirtiendo en ellas. ¿Qué camino escoges, el del empresario o el del inversor? Decídelo jugando a Pánico en Wall Street, que aunque no sea España, algo nos animará echando unas buenas risas.


Estamos ante un party game de armar escándalo, en el que unos jugadores hacen de empresarios y otros de inversores. Mientras que los primeros venden sus empresas al precio más adecuado (el más alto a ser posible) y negocian con los segundos, éstos mirarán de invertir en aquellas que les puedan ser rentables y económicas por tal de sacar beneficios, siempre y cuando la cosa no vaya a mal...pudiendo llegar incluso a la bancarrota. El juego es ideal para jugarlo en grupos grandes de gente, siendo un mínimo de 3 y un máximo de 11.

 En uno de esos eventos que realizó una de las asociaciones locales de juegos de donde resido, más concretamente Trenca't la Closca de Gavà, tuve la oportunidad de probarlo y no me decepcionó. Más bien fue divertido ver como los empresarios se mataban por conseguir vender las empresas al precio más alto posible, con todas las voces de todo el personal entre cruzadas, a la vez que regateaban con los inversores y éstos, por su lado, mirando de un sitio para otro, locos por no saber quien les dirigía la palabra y la mirada para poder negociar... No apto para jugar de madrugada, en definitiva.



*Preparando el escándalo...

Lo primero que debemos poner es el tablero de fluctuación en la zona de juego y colocar los marcadores de colores en las casillas de salida respectivas (las del centro). Éste tablero representa la cantidad de dinero que ganarán los inversores en la fase de "beneficios de los inversores" según las empresas en las que hayan invertido. Claro está, cada turno que pasa puede que bajen los beneficios o aumenten en cada uno de los colores, por lo que... ¡hay que arriesgarse!.

Tablero de fluctuación. 
Los dados los colocamos cerca. Con ellos se determinará la forma en que reaccionará el tablero de fluctuación, es decir, si aumentarán o disminuirán los beneficios obtenidos por cada color en la fase de "beneficios de los inversores". 



Cada jugador recibe 120.000$. El dinero se representa por billetes la mar de bonitos.



Se determina quienes van a ser empresarios y quienes inversores. La regla básica es que cada jugador lance el dado rojo una vez y aquellos que hayan obtenido el resultado más alto sean los empresarios. Se puede hacer así o de cualquier otra forma al azar. Tened presente la siguiente tabla extraída del propio manual: 

Cantidad de empresarios y de inversores según los jugadores presentes. 

Los inversores eligen un color de las fichas circulares siguientes (representan bancos), utilizadas para determinar de quien es cada empresa una vez han sido compradas y para evitar confusiones. Explicaré más usos de ellas posteriormente. 



Cada empresario recibe 3 fichas de empresa. Cualquiera que tenga un "beneficio 2X" se elimina y se sustituye por otra. Las fichas sobrantes se dejan apiladas cerca de la zona de juego. 



El reloj de arena lo tenemos cerca también, y con todo ésto ¡podemos comenzar el juego!. 




*La juerga funciona así. 

El juego transcurre en cinco meses (rondas). En cada uno tenemos 5 fases: negociación, beneficio de los inversores, beneficio de los empresarios, pago de los gastos de gestión y subasta.

La primera fase del juego es la que denominamos "Negociación". Uno de los jugadores le da la vuelta al reloj de arena y disponen de 2 minutos para negociar acuerdos. Los empresarios intentarán vender sus fichas de empresa al mejor precio para ellos, a la vez que los inversores mirarán de comprarlas a un precio asequible y barato. La cuestión es que se líe el caos, porque los jugadores poco orden van a tener. Habrán gritos, risas, gente levantándose para ver mejor lo que ofrecen los demás... La gracia del juego radica en esta característica (por algo es un party game).

Cuando un empresario y un inversor llegan a un acuerdo el primero apunta el precio por el que ha vendido su empresa ofertada en la ficha de empresa correspondiente, mientras que el segundo coloca una de sus fichas circulares. 


El empresario ha vendido esta empresa a 20000 dólares.
El jugador que controla las fichas verdes (Café Fear Bank) coloca una de sus fichas sobre ella. 

La pega es que otro inversor puede hacer una oferta más agradable al empresario, como por ejemplo comprarla a 30000 en vez de a 20000. Si el empresario aceptase éste cambiaría el 20 por un 30 en su ficha de empresa, retiraría la ficha del jugador verde y colocaría la del nuevo jugador. ¿Podemos evitar esto? Sí, es posible

Si el empresario se siente completamente complacido con la oferta del inversor y  ambas partes llegan a un acuerdo sólido el inversor colocará su ficha por el lado en el cual aparece "Closed" (trato cerrado). Cuando una ficha puesta de esta forma se encuentra sobre una empresa ésta no es negociable hasta la siguiente ronda. Vamos, que no hay vuelta atrás para nadie.


Esta empresa se ha vendido a 30000 dólares y nadie puede rebatir la oferta
hasta la ronda siguiente. 
Una vez pasen los 2 minutos de tiempo del reloj cualquier pacto no cerrado (es decir, no hay ficha de inversor sobre la empresa y/o no hay precio final indicado) se ignorará.


Tras esta fase pasamos a la de "beneficio de los inversores". Lo primero que se debe hacer es lanzar todos los dados. Los resultados obtenidos harán cambiar los beneficios que éstos conseguirán de las empresas en las que hayan invertido. Los dados marcan resultados de +1, +2, +3, -1, -2... Lo único que debemos hacer es mover cada ficha del tablero de fluctuación tantos espacios hacia la izquierda o derecha como marquen los respectivos dados. 

En este ejemplo moveríamos la ficha roja tres posiciones hacia la izquierda (lado positivo), la amarilla una, la azul se quedaría inmóvil y la verde se desplazaría una posición hacia la derecha (lado negativo).
Ejemplo del manual.

Una vez ajustado los resultados cada inversor recibe de cada empresa que ha comprado los beneficios marcados en el tablero de fluctuación. Por ejemplo, supongamos que el inversor "Paco" ha comprado una empresa roja, dos azules, una amarilla y una verde. Imaginemos que el tablero de fluctuación muestra este resultado.



Por la roja obtendría 70000, por la amarilla perdería 10000, por la verde sacaría 30000 y por las dos azules 60000, 30000 por cada una. 

Ahora bien, las empresas que tienen impreso un "2X" en sus fichas aportan el doble de beneficios. Por ejemplo, imaginaros que la verde que compró el inversor del ejemplo anterior era una de "2X". En vez de obtener 30000 por ella el inversor sacaría 60000. Los beneficios se duplican tanto si son positivos como negativos, así que vigilad como arriesgáis...

Ejemplo de cálculo de los beneficios sacado del manual. 

Una vez hecha esta fase se pasa a la de "beneficios de los empresarios". Por cada ficha de empresa que tenga el empresario obtiene tantos ingresos como indiquen las mismas, es decir, la cantidad por las que las vendió a los inversores. Un claro ejemplo es éste sacado del manual (también).


Cabe destacar que el efecto "2X" de las empresas no se aplica para los beneficios de los empresarios. Si se diera el caso de que un inversor no puede pagar se le declarará en bancarrota y será eliminado del juego. Claro está, ambas partes pueden llegar a un acuerdo, como que el empresario le permita pagar la deuda en un futuro... cosa poco fiable.



Pasamos ahora a la fase de "pago por los gastos de gestión". Cada empresario debe pagar a la banca del juego 10000$ por cada empresa que posea. Sino dispone de suficientes fondos tendrá que venderlas al coste de 5000$ cada una para suplir los gastos de gestión.

Por último tenemos la fase de "subastas de empresas". Un jugador cualquiera de los inversores coge el montón de fichas de subastas y roba tantas como el doble de empresarios haya jugando menos uno. Por ejemplo, con 2 empresarios se robarían 3, con 3 se robarían 5, con 4 se robarían 7... Una vez preparada la mano muestra la primera a los empresarios. Éstos deben discutir el precio por el que la compran, ni más ni menos. El último que quede en la subasta se la lleva por el precio final apostado. Una vez todas las empresas que ha robado el inversor han sido subastadas se termina la fase y comienza un nuevo mes (ronda).

El juego termina cuando se han realizado cinco rondas (en la última se ignora la fase de subastas) y ganarán el empresario y el inversor más ricos. 



*Conclusión

No tengo mucho que contar de este juego, más que nada porque siendo un party game lo que se espera de él es el ruido, la emoción, las risas, el griterío, que el vecino te insulte desde la ventana de al lado, que te venga la policía a las 3 dela mañana... y el juego cumple las expectativas. Aunque sólo lo he probado una sola vez (y espero poder jugarlo en otras ocasiones) fue una partida divertida plagada de lo mencionado anteriormente. Además, el juego tiene un poco de toque humorístico (hay empresas que son un poco raras a simple vista) y el material es bastante decente. La mayor pega que le veo es que realmente, si se desea disfrutar, es necesario ser muchos jugadores. Si disponéis de un grupo grande de gente que os reunís a menudo es ideal, y comprándolo entre varios os sale tirado de precio. Pienso que para ludoteca de cualquier asociación es una buena "inversión" apostar por el. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario