jueves, 2 de mayo de 2013

Divirtiendo al público en Roma.

Antes de que saliesen las películas en color las había pero en blanco y negro, y encima antes de que se les incorporase el audio eran mudas. Nos parecía muy divertido ver aquellos clásicos de Chaplin, a pesar de que no hablaban, pero el simple hecho de ver los acelerones que les aplicaban a algunas escenas y mirarlo corriendo a toda leche pegando patadas no tenía desperdicio alguno. Mucho tiempo antes existió el teatro, sólo que comparándolo con la época contemporánea aquellos espectáculos eran muy diferentes. Si habéis visto películas relacionadas con Roma (que bien seguro que sí), os sonará lo que os estoy hablando; el clásico circo romano, gladiadores partiéndose la cara, leones comiéndoselos... mientras Cesar lo ve todo desde su palco, sentado, con sus esclavas abanicándole. Y aquello daba entusiasmo y diversión a los asistentes. Claro está, estamos hablando de otra época y de otra cultura. Si vuestra carrera profesional es la de dedicaros al mundo del espectáculo ya podéis ir ensayando planificando obras teatrales (eso sí, en la época romana) jugando a Colosseum. 





En este juego nos haremos cargo de gestionar nuestro circo y, por lo tanto, de emitir las obras que queramos (30 hay para elegir) y de adquirir los recursos que nos hagan falta. El objetivo es llegar a tener el mayor número posible de espectadores que vengan a ver una de nuestras obras de teatro. Para ello debemos disponer de los "materiales" adecuados para producirla, agrandar nuestro circo, construir palcos, gradas adicionales... y contar con la presencia de senadores, del mismísimo emperador y de los cónsules. El sistema de juego no es nada difícil y el fastidio al resto de jugadores es más bien indirecto, es decir, de observar lo que les puede ser útil para arrebatárselos o ponérselos más difícil de conseguir, aunque también hay un poco de "daño" directo, pero mínimo. El testeo fue en la tienda (otra vez) Ziggurat Jocs de Castelldefels (Barcelona) por parte de 4 jugadores. Pueden jugar de 3 a 5



*Preparando nuestro anfiteatro. 

Mencionar que basaré esta reseña en una partida de 4 jugadores, y que hay algunas cosas de preparación que se ven alteradas según si hay más o menos. 

El tablero de juego es el siguiente, ya preparado para la partida. 



El juego dispone de 152 fichas de elemento, que son los recursos que nos harán falta para producir nuestras obras. Cuarenta son de dorso verde, que son las que se reparten inicialmente a cada jugador, y 112 tienen el dorso naranja y son las que irán apareciendo a lo largo de la partida. De las primeras cada jugador recibe seis (cantidad que varía según la cantidad de jugadores presentes) y las que sobran se retiran para el resto del juego. Las segundas las ponemos cerca del tablero de juego como queramos y colocamos una en cada espacio de los que hay en el centro del tablero como preparación inicial.

Dorso verde. Se reparten algunas a cada jugador al iniciar la partida. El resto
se descartan.
Dorso naranja. Las colocamos cerca del tablero como queramos. 

De las fichas de elemento con el dorso naranja colocamos una en cada uno de los
espacios situados en el centro del tablero. 

Cada jugador debe recibir aleatoriamente 2 obras teatrales o programas de espectáculo de los iniciales, los cuales están numerados del 1 al 10 y tienen un color verde allí donde aparece el número. Las sobrantes se retiran del juego, porque no se van a utilizar más en toda la partida. Del 11 al 20 son obras de nivel medio y tienen un color azul, y del 21 al 30 son de nivel alto y tienen un color rojo. Todas estas las tenemos cerca de la zona de juego.


Ejemplo de obra teatral de nivel medio.  Es algo más grande que una
de nivel inicial, pero más pequeña que una de nivel alto. 
Las seis fichas de elemento iniciales ( de reverso verde) que obtuve al inicio de la partida
son las de la izquierda (león, florero, barco, cañón, gladiador y caballo).  Las dos obras teatrales iniciales son las dos piezas de la derecha (numeradas con el 3 y el 5, de color verde).

Los cónsules, senadores y el emperador los colocamos en sus ubicaciones correspondientes del tablero (las casillas amarillas, azules y la roja correspondientes).




Cerca del tablero ponemos el resto de componentes.

Fichas de anfiteatro.

Fichas de Palco Imperial.
Ficha de abono de temporada. 

Fichas de Medalla del Emperador.

Hay dos dados de seis caras que también debemos tener cerca. No os puedo poner una imagen, puesto que no llegué a hacerles, pero son dados normales, con la diferencia de que en la cara del número 1 el valor es 1-3. 


El marcador de turno del juego lo colocamos en el turno I del tablero. El juego termina en cinco turnos. 




Elegimos al azar un jugador inicial, que recibirá la siguiente ficha.




Por último, cada jugador elige un color de circo y, según la cantidad de jugadores presentes en la partida, se ubicarán en unas posiciones u otras. Las fotografías del manual son las siguientes, aunque un poco malas para ser visualizadas. Independientemente de ello os hacéis a la idea, que es el objetivo. Nuestro circo, inicialmente, se compone de 2 piezas, y a medida que avanza la partida podemos extenderlo con las piezas que veréis ahora también. También reciben todos una cantidad de dinero equivalente a 30 monedas.

Piezas de ampliación de circo. Hay dos por cada color. 

Las diferentes monedas del juego. 

Como ubicar los circos según la cantidad de personajes que juegan. 



*Creando ambiente, divirtiendo al público. 


La mecánica del juego transcurre en cinco turnos. Una vez termina el quinto, el juego acaba. Cada turno dispone de 5 fases. Todos los jugadores deben hacer la primera fase antes de pasar a la segunda comenzando por el jugador inicial y siguiendo el sentido de las agujas del reloj , luego la segunda antes de pasar a la tercera... y así sucesivamente hasta haber resuelto las cinco, aunque en el caso de la última no hay orden alguno. 


-->Invertir: tenemos una acción para gastarla en una de las siguientes inversiones. 

                     -Comprar un programa de espectáculo: la única regla a tener en cuenta es que hay que comprar un programa con un número superior a los que ya tenemos en posesión. En la siguiente imagen veréis una descripción de todo lo que refleja un programa, más concretamente e importante, el coste de compra (dinero a pagar para conseguirlo), elementos requeridos (refleja todas las fichas de elemento necesarias para realizar un espectáculo en condiciones), las ganancias si disponemos de todos los elementos requeridos, las ganancias obtenidas si nos faltan elementos y el tamaño del circo necesario (para eso están las fichas de ampliación del circo). 



                   -Ampliar el circo: gastando diez monedas podemos ampliar el circo para producir espectáculos que requieran de más espacio, por lo tanto, más eficaces y que nos aportarán mayores beneficios (dicho de otra manera, de nivel medio y alto). No tenemos más que coger la pieza de extensión de nuestro color y situarla en medio de las piezas ya presentes de nuestro circo en el tablero, alargándolo hacia la izquierda o hacia la derecha. Es posible que haciendo esto algún senador, cónsul o el emperador entren en nuestro circo; es de lo más normal. 




Mi circo ampliado. 

                   -Comprar un abono de temporada: éstas piezas nos aportan cinco espectadores adicionales cuando producimos un espectáculo en nuestro circo. No tenemos más que colocar la pieza encima del mismo y podemos tener tantas como queramos, acumulando así sus beneficios, siempre que queden piezas... Valen 10 monedas cada uno.

Ejemplo de circo con un bono de temporada. 

                  -Construir un palco imperial: sólo podemos tener un palco imperial en nuestro circo. Nos permitirá lanzar dos dados en lugar de uno en la fase de "Producir un espectáculo". Ello conlleva a que es posible fastidiar al resto de jugadores más fácilmente y beneficiarnos más nosotros mismos moviendo dos nobles (senadores, cónsules o el emperador) en lugar de sólo uno. Normalmente el fastidio consiste en sacarles los nobles que tengan en sus circos (los cuales dan espectadores extra) o hacer que pasen de largo de ellos, puesto que se mueven siguiendo una única dirección (aunque hay una excepción a esto). Lo cogeréis más adelante.




-->Adquirir fichas de elemento de espectáculo:  el jugador inicial realizará una apuesta por uno de los tríos de fichas que hay situados en el centro del tablero. Cada trío es denominado "mercado". Deberá señalar uno de ellos y hacer una apuesta mínima de 8 monedas. Todos los jugadores, en sentido horario, irán aumentando la puja o pasando (los que pasan no podrán participar de nuevo hasta el inicio de otra subasta), hasta que quede un ganador, el cual cogerá las tres fichas pujadas. Hasta aquí fácil. Ahora viene cuando las matan. 

Si el ganador ha sido el jugador que ha iniciado la subasta los espacios vacíos (todos los que hayan) se reponen por nuevas fichas, usando primero las de reverso verde que hayan sobrado y, una vez agotadas, las de reverso naranja,  y el jugador activo, es decir, el que iniciará las subastas a partir de ese momento, pasa a ser el siguiente jugador en sentido horario. Si el ganador de la subasta no ha sido el jugador que la ha iniciado las fichas no se reponen y el jugador que volverá a iniciar la siguiente es el mismo que antes

Hay tantas subastas como número de jugadores (por lo que tengo entendido, tampoco estoy completamente seguro. Si hay algún error corregidme). Una vez terminan todas las fichas se reponen sí o sí. 

Es posible no iniciar subasta porque o bien no interesan las piezas o porque no hay dinero. En este caso se reponen todos los espacios vacíos también y el jugador activo es el siguiente jugador en sentido horario (tal como sucedería si hubiese ganado la subasta quien la hubiese iniciado). 





Hay tres piezas especiales que pueden aparecer durante las diferentes rondas de subasta.

Comodín
Ésta ficha es el comodín. Sustituye a cualquier otra ficha de elemento, pero no cuenta a efectos para obtener premios de estrella de espectáculo (ver más adelante).

Emperador
Cuando un jugador obtiene en una subasta una de éstas fichas de emperador la elimina inmediatamente y obtiene una medalla del emperador (ver más adelante).

Acción adicional
Una ficha de acción adicional la podemos cambiar inmediatamente por una medalla del emperador o en la fase de "invertir" gastarla para disponer de dos acciones de compra en lugar de sólo una.




-->Comerciar con fichas de elemento del espectáculo:  es el momento de deshaceros de todas aquellas fichas de elemento que creáis que no os van a servir para nada en vuestro planes futuros. El jugador inicial comerciará con el resto de jugadores por tal de obtener fichas que le interesen y deshacerse de las propias que no le sirvan. La transacción sólo puede hacerse con fichas de elemento y dinero, ningún elemento fuera del juego puede intervenir. Cuando el jugador termina de comerciar le toca al siguiente en sentido horario.

La regla básica es que los jugadores sólo pueden comerciar con el jugador activo, osea, con aquel cuyo turno es suyo.

Voy a introducir ya un tema que en realidad debería haber explicado antes. Dentro de algunas fichas de elemento (más concretamente las que representan "seres vivos") hay una en especial que nos aporta espectadores adicionales cuando realizamos un espectáculo en la cuarta fase. Son como las siguientes:


Son denominadas "Premios de estrella del espectáculo". Nos aportan, cuando participan en un espectáculo, cuatro espectadores más, por lo tanto, 4 puntos adicionales. Las mantendremos en nuestra posesión siempre y cuando tengamos más fichas de elemento del tipo que representen que el resto de jugadores y siempre que como mínimo dispongamos de 3 fichas. Por ejemplo, si quisiéramos mantener  al león estrella deberíamos tener más fichas de león que cualquiera de nuestros contrincantes (o al menos, empatados) y disponer de un mínimo de 3 leones. En el momento que alguien nos supere en leones o que tengamos menos de 3 perderemos al león estrella. 

El jugador dispone del gladiador estrella porque tiene tres gladiadores .

Éstos "premios" se consiguen tan pronto como se cumpla el requisito mencionado, por lo que cabe la posibilidad de obtenerlos nada más comenzar la partida

Todas las fichas de elemento disponibles en el juego se reflejan en esta hoja de resumen. En ella aparecen todos los espectáculos a partir del número 11, los elementos necesarios para cada uno, lo que cuestan, la cantidad de espectadores que otorgan si disponemos de todos los elementos y el tamaño del circo necesario. Es ideal para intentar predecir los movimientos de nuestros contrincantes, por lo tanto, saber qué piezas necesitaran en futuros turnos según las que tienen actualmente. Obviamente para nosotros es útil a la hora de decidir por donde encaminar nuestra partida...



Si le damos la vuelta es un resumen de las diferentes fases del juego. 





-->Producir un espectáculo: en esta fase los jugadores mueven a los nobles y producen una obra por tal de ganar puntos. Primero de todo, el jugador inicial tirará un dado, o dos en el caso de disponer de un Palco imperial. Por cada dado tirado moverá un noble tantas casillas en sentido horario como indiquen o bien sumará los dos resultados para mover solamente uno. Lo ideal es hacer que entren en nuestros circos, porque atraen a más espectadores cuando producimos una obra; los senadores (amarillos) otorgan 3, los senadores (azules) 5 y el emperador (rojo) 7. Puede haber más de un noble en nuestro circo al mismo tiempo.

Este senador está dentro del circo azul, por lo que aporta 3 espectadores más
en el momento de hacer la obra. 

Cuando un noble termina su movimiento, y sólo si lo termina, en una casilla que contiene una medalla del emperador el jugador obtiene inmediatamente una ficha de medalla del emperador.





Tienen múltiples funcionalidades. En primer lugar, en cualquier momento la descartamos para obtener 6 monedas. En segundo, cuando produzcamos un espectáculo nos deshacemos de ella y nos aportará 3 espectadores extra. En tercer, antes de tirar los dados cuando movamos nobles podemos descartarla para mover uno cualquiera de una a res posiciones hacia la izquierda o derecha. Por otro lado, si disponemos de 2 medallas del emperador podemos usarlas para disponer de una acción de inversión extra en la fase de "invertir", es decir, comprar dos veces en lugar de sólo una.


Si le damos la vuelta a las medallas de emperador nos brindan la posibilidad
de construir una cosa más en nuestra fase de "invertir".  Necesitamos 2.

A continuación el jugador activo produce el espectáculo, eligiendo entre aquellos que tiene disponibles. Sólo podrá producirlo si dispone del tamaño del circo adecuado, y recuerdo que no es necesario disponer de todos los elementos, aunque si del mínimo requerido; en este caso lo único que sucederá es que la cantidad de espectadores será menor.

En este ejemplo el espectáculo requiere de 3 fichas de elemento. Abajo indica
la cantidad de puntos que otorga si nos falta una pieza o dos. Está claro que el mínimo requerido
en este caso es de una ficha. 

Destacar que podemos volver a repetir un espectáculo producido con anterioridad. La ventaja de no repetir y de disponer de diferentes obras es que  las ya producidas nos aportan en futuras producciones cinco espectadores adicionales. Si repetimos una lo que hacemos es darle la vuelta de nuevo e intentar aumentar los puntos obtenidos con ella, pero no nos aporta el bono del +5. 

Cuando producimos una obra le damos la vuelta, dándonos +5 puntos en futuras producciones. Si producimos otra distinta a las anteriores éstas nos otorgan cinco puntos cada una (es decir, todas las que están con el +5 boca arriba). Si repetimos una lo que hacemos es darle la vuelta de nuevo e intentar aumenta la puntuación que nos puede dar, perdiendo el +5. Desde mi punto de vista es mejor no repetir, sobretodo si has sacado con alguna una puntuación bien alta. 

Una vez producido el espectáculo el jugador activo hace el recuento de espectadores. Hay muchos factores que inciden en tal número. En primer lugar es mirar la cantidad de ellos que vienen por la producción de la obra en general. Si disponemos de todas las fichas de elemento requeridas nos aportará el máximo número, es decir, el de la esquina inferior izquierda, rodeado por una corona de hojas de laurel. Si falta alguna la puntuación irá disminuyendo, tal como van indicando los cuadrados pequeños a la derecha de la puntuación máxima.

La puntuación máxima de este espectáculo teniendo tres gladiadores, tres barcos
y dos floreros es de 17 espectadores. Si por ejemplo faltase una de estas fichas cualquiera la puntuación
disminuiría a 14, si fuesen 2, 11, y así sucesivamente. 

Recibe cinco espectadores adicionales por cada obra producida con anterioridad (explicado antes). 



Por cada abono de temporada que tenga en su circo recibe cinco espectadores más

Circo con abono de temporada. 

Por cada premio estrella del espectáculo (explicado con anterioridad) recibe +4 espectadores, siempre y cuando hayan participado en la función. Vamos, que si por ejemplo tienes el caballo estrella pero en tu obra no actúan caballos de nada te sirve.

Por cada noble (senador, el emperador y cónsul) en su circo recibe los puntos pertinentes que cada uno otorga.



Por cada anfiteatro en su circo obtiene +3 espectadores (ver más adelante). 

Anfiteatro
Circo con un anfiteatro. 

Por último, ahora es el momento de utilizar las medallas del emperador si se quiere para obtener tres espectadores adicionales.

                                     


Una vez ha hecho el recuento de todos los espectadores que vienen a ver el espectáculo deberá ,sólo si ha superado la puntuación más alta obtenida anteriormente, avanzar su marcador de puntos a la nueva puntuación obtenida y recibir tantas monedas como marque dicha puntuación. Por ejemplo, imaginemos que el jugador obtuvo en su última función 20 puntos. Obtiene en la actual 30. Su marcador avanzaría hasta la posición 30 del tablero y recibiría 30 monedas. Si hubiese conseguido una puntuación menor a 20 puntos no sucedería nada, simplemente, no avanza. En conclusión, se trata de superar los puntos conseguidos con anterioridad, no se suman. 

Cuando el jugador inicial termina el resto de jugadores en sentido horario harán esta fase siguiendo todos los pasos mencionados. 



-->Ceremonia de Clausura:  el jugador que tiene la puntuación más alta recibe un anfiteatro, que colocará en su circo. Si hay empate se resuelve con tirada de dados. 

Todos los jugadores deben eliminar una de las fichas de elemento del espectáculo que hayan participado en la última función. Ésto puede conllevar a que los premios estrella del espectáculo se pierdan o cambien de manos

Por último el jugador con menos puntuación (si hay empate será aquel con menos dinero y si existe todavía el empate se resolverá con tiradas de dados)  le roba a aquel que tiene más una ficha de elemento de espectáculo. Los premios estrella del espectáculo pueden perderse y cambiar de manos también. 

Una vez acaba esta fase la ficha de jugador inicial pasa a ser del jugador situado a la izquierda del último jugador inicial. 

En el quinto turno de juego se ignora esta fase y termina el juego. Aquel que más puntos tiene gana la partida. Si hay empate aquel que más dinero tenga será el ganador y si aún persiste el empate será quien tenga más premios estrella del espectáculo.





*Conclusión personal.

Dificultad no presenta ninguna el juego, no es difícil de aprender las reglas ni de jugar. Lo que si veo un poco caótico es la fase de la subastas; el tema de cuándo reponer las fichas de elemento de espectáculo y cuando va rotando el jugador que inicia subasta. El resto de fases son muy sencillas de entender y de llevar a la práctica.

Como ya habéis visto la cuestión es producir nuestros espectáculos atrayendo al mayor número posible de espectadores, y para ello disponemos de muchas ayudas, aparte del propio espectáculo. Es por ello por lo que en la fase de subastas es necesario adquirir las piezas que necesitemos y a ser posible de aquella combinación que pueda ser útil al mismo tiempo al resto de jugadores para arrebatárselas. En caso de no poder adquirirla por falta de dinero al menos es posible aumentar la puja para que el resto pague más y así hacerles daños indirectos. La fase de subastas se podría decir que es la más importante, porque es la que nos permitirá triunfar debidamente en la de "producción del espectáculo". Aunque haya una tercera fase de "comercio" entre los jugadores, si estos no desean intercambiar saldrás perdiendo... incluso aunque a ellos les haga falta alguna pieza que tu tienes. Si desean  atacarte, lo harán, aunque ellos salgan también malparados. En este tipo de casos la subjetividad es muy evidente; cada uno es como es y lo que un cambio para ti puede ser debidamente formal para otro puede ser un timo.

Por otro lado, no cabe decir que es necesario controlar los fondos de los que disponemos, porque la verdad es que el dinero, sobretodo al principio, es escaso, y recordad que se obtiene tantas monedas como puntuación más alta en el marcador de puntos. Obviamente, al comienzo de la partida los fondos serán mínimos, y hay que llevar un buen control y saber por dónde encaminarnos. Dicho de otra manera, no gastar todos los fondos en la fase de "invertir", porque en las subastas irás mal y no podrás conseguir nada. Está claro que quien llega a esta fase con más dinero tiene una ventaja descomunal, así que... ¡hay que estar atentos a lo que hacen el resto!.

Las fases de subastas también son el punto ideal para intentar arrebatar al resto de jugadores los premios de estrella del espectáculo si disponemos de más fichas de elemento del tipo requerido que ellos. Esto es importante también. Pensad que si disponéis de dos o tres estrellas de éstas participando en una misma función ¡otorgan 12 puntos todas juntas!. Y 12 puntos son 12 puntos (por poner un ejemplo). Al mismo tiempo hacen un poco de barrera para que los contrincantes no quieran cederte piezas que a ti te puedan servir, porque ellos mismos podrían perder los premios estrella y tú los recibirías... Como podéis ver hay bastante interacción y hay que estar atento a todo.

Como cosas importantes también tenemos las piezas especiales de elemento de los comodines, las fichas del emperador y de acción adicional. Todas ellas son importantísimas y serán muy codiciadas en la fase de subastas, sobretodo, desde mi punto de vista, la de acción adicional, permitiéndonos construir dos veces en lugar se sólo una en la fase de "invertir". Pensad que en un principio sólo podemos construir cinco veces durante toda la partida (una vez por cada uno de los cinco turnos) y que en alguna ocasión deberemos adquirir espectáculos nuevos, limitándonos a la hora de querer conseguir bonos de temporada, palcos imperiales...

Y por último hablar un poco de  los nobles. Aparte de que nos benefician si los tenemos en nuestro circo también hay que pensar si podemos fastidiar a nuestros contrincantes haciendo que pasen de largo de sus circos o bien sacarlos de ellos. Claro está, el dilema está en que quizás se dé la ocasión de que hay la posibilidad de fastidiar a un jugador y al mismo tiempo obtener una medalla del emperador. La decisión iría en base a los puntos; si el jugador que va a ser fastidiado es de los últimos podríamos prescindir de hacerle la vida imposible y obtener la medalla... aunque también depende del tipo de noble que sea el que pueda entrar o salir del circo... Si es el emperador yo me lo pensaría dos veces (son 7 puntos lo que otorga). Pura subjetividad, cada uno decide según sus criterios.


*¿Os animáis a querer animar al público? Pues ya sabéis, ¡Colosseum en vuestra ludoteca!






































No hay comentarios:

Publicar un comentario