lunes, 5 de agosto de 2013

Caminando a hurtadillas.

Cuando nacemos no tenemos ni idea de cómo caminar, sobretodo porque tampoco tenemos los huesos preparados para ello. A medida que fuimos creciendo intentamos dar los primeros pasos y ello conllevaba a pegarnos de morros contra el suelo. Así que, comenzamos a gatear hasta que nos atrevíamos finalmente a caminar. Ya en la infancia jugabamos a juegos clásicos como "El escondite", que todo el mundo bien conoceréis. ¿Quien no lo jugaba muchas veces andando a hurtadillas a espaldas de a quien le tocaba buscar al resto para de repente salir disparado a salvarse?. Y sin ir más lejos, ¿los ladrones?. Cuando entran en las casas de la gente, lo intentan hacer sin provocar ruidos, por lo que andar también a hurtadillas es parte de su "profesión".

Así presento hoy este juego de mesa infantil, denominado "A la chita callando", un juego en el que los niños deberán robar el queso del rey andando a hurtadillas y evitando así hacer ruido. Pueden jugar de 2 a 4 incautos. 
Tenéis la reseña siguiendo este "enlace".

No hay comentarios:

Publicar un comentario