lunes, 25 de noviembre de 2013

Los tres mosqueteros.

A la mayoría de vosotros os suena la mítica serie de televisión de dibujos animados "D'Artacán y los tres mosqueperros". Ésta era una serie hispano-japonesa, basada en la obra literaria "Los tres mosqueteros" de Alejandro Dumas. En realidad, el nombre original de "D'artacán" es "D'Artagnan", lo que, puesto que en la serie animada los personajes eran perros con forma humana, al protagonista original se le añadió el sufijo "can" al final del nombre.

La historia de la serie animada narra exactamente lo transcurrido en la obra literaria: la infancia de "D'Artacán", el viaje a París para convertirse en un "mosqueperro", el encuentro con sus tres amigos "Amis", "Dogos" y "Pontos" (con los cuales vive todas las aventuras de la serie luchando contra el cardenal Richelieu), su encontronazo amoroso con Julieta, sobrina del señor Bonancieux y doncella de confianza de la reina...

Esta pequeña presentación sobre mosqueteros viene a cuento porque hoy vengo con otro de esos fillers que he probado recientemente en una sesión de juegos a las que acudo regularmente. 


*¡Sé un mosquetero con "Musketiere"!



"Musketiere" os mete en la piel de mosqueteros con la misión de recuperar tres gemas valiosas de la reina. No obstante, el cardenal y sus guardianes quieren sabotear vuestro objetivo. Con una mecánica sencilla de juego de cartas uno de vosotros se hará con la victoria, intentando tener el mayor número posible de puntos al final de la partida. 



*¡Preparando el asalto!

Cada uno de vosotros recibe 12 cartas de mosquetero (las de reverso azul, numeradas del 1 al 10). Tres de éstas, a elección vuestra, las separáis, colocándolas boca abajo delante de vosotros. Representan las recompensas que obtendréis al final de la partida, por lo que elegir cartas de valor muy alto es un punto positivo, ya que ganaréis más puntos, pero a la vez es negativo, porque no dispondréis de ellas durante la partida para elegirlas y ganar los diferentes asaltos... Por lo tanto, es ideal escoger cartas de medio valor (cinco, seis...) o bien alguna de valor alto pero las restantes de medio o bajo. Tendréis, en definitiva, 9 cartas en la mano (las restantes de las 12 que os habrán tocado) con las que jugaréis la ronda.




En el centro de la zona de juego colocad las 3 cartas de cárcel y las 3 de gema.





Con las cartas de guardianes (las de reverso rojo) formad un mazo boca abajo, pero dependiendo del número de jugadores que seáis, tendréis que retirar algunas en concreto.

-2 jugadores: la 25, 30, 35, 40.
-3 jugadores: 4, 35, 40
-4 jugadores: 4, 5, 7




*¡Comienza el asalto!

Jugáis todos simultáneamente. Le dais la vuelta a la primera carta del mazo de cartas de guardianes. Una vez habéis visto el número que ésta indica, escogéis, cada uno, una carta de mosquetero de la mano y la colocáis boca abajo delante vuestra. Cuando todos estéis listos, les dais la vuelta y habrá dos resultados posibles:

-Si la suma de todas las cartas de mosquetero iguala o supera el valor de la carta de guardián actual ganáis a los guardianes en ese asalto. Aquel de vosotros que utilizó la carta de valor más alto cogerá una carta de gema y la colocará sobre una de sus tres cartas de recompensa, siempre y cuando tenga alguna libre. Si hay un empate, el jugador cuya carta de mosquetero tenga más espadas en la parte inferior será quien reciba la carta de gema.

-Si la suma de todas las cartas de mosquetero no iguala siquiera el valor de la carta de guardián actual perdéis contra los guardianes en ese asalto. Aquel de vosotros que utilizase la carta de valor más bajo cogerá una carta de cárcel y la colocará sobre una de sus tres cartas de recompensa, siempre que tenga alguna libre. Si hay un empate, el jugador cuya carta de mosquetero tenga menos espadas en la parte inferior será quien reciba la carta de cárcel.


Si alguno de vosotros debe robar una carta de gema o de cárcel y no quedan de la reserva, tendrá que cogérsela a otro jugador. Si ganáis un asalto y debéis tomar una carta de gema pero no tenéis cartas de recompensa libres tendréis que devolver a la reserva una carta de prisión que tengáis. Si perdéis un asalto y debéis tomar una carta de prisión y no disponéis de cartas de recompensa libres donde colocarla tendréis que devolver a la reserva una carta de gema que tengáis.



*El fin de la misión...

Tan pronto como uno de vosotros llegue a tener las tres gemas la partida acaba. Por otro lado, también termina cuando habéis realizado 9 rondas, es decir, todos os habéis quedado sin cartas.

En el momento de darle la vuelta a vuestras cartas de recompensa. Las que no tengan ninguna carta de gema o de cárcel encima otorgan tantos puntos como su valor. Las que tengan una cárcel se ignoran y las que tengan una gema duplican el valor.

Gana aquel que más puntos tiene.



*Conclusión.

"Musketiere" es un pequeño juego de astucia en el que utilizar las cartas en el momento apropiado será vuestra mejor baza. Si elegís cartas de recompensa bajas para tener cartas en la mano altas, de poco os van a servir, ya que la puntuación que obtendréis al final de la partida será mediocre. Si elegís cartas de recompensa altas perderéis algunas que os pueden ser útiles para ganar asaltos. Llegaréis a la conclusión, tras una serie de partidas, que lo mejor es hacer un equilibrio.

Tendréis que intentar intuir qué cartas utilizarán el resto de jugadores. Si por ejemplo aparece una carta de guardián muy alta y es muy probable que perdáis el asalto, es ideal utilizar una muy baja para no perder una muy alta, aunque tampoco debe ser excesivamente baja porque entonces recibiríais una carta de cárcel... No obstante, también es buena estrategia quitarse de encima las cartas bajas cuanto antes y recibir todas las cárceles para después hacer que otro jugador os las quiten al perder futuros asaltos...

Por lo tanto, como filler que es, el juego cumple las expectativas y dispone de un pequeño toque de estrategia.

-¿Suerte?: que os toque una mala mano. Por lo demás, la suerte poco influye.

-¿Estrategia?: es el mejor punto del juego. Intuir, intentar descubrir los pensamientos de los demás... en definitiva, utilizar cada carta en el momento adecuado y con sabiduría. A veces sale rentable perder un asalto en vez de arriesgarse a ganar uno, por ejemplo.

-¿Dificultad?: ninguna. Cualquiera con un mínimo de ganas aprende. Además, en dos minutos se sabe jugar.

-¿Relación calidad-precio?: según me he informado, cuesta 11,95. No lo veo caro, pero tampoco barato para lo que es. Las cartas no son de mala calidad, eso sí, y el juego viene en una caja metálica, cosa que le da bastante atractivo.

-¿Rejugabilidad?: Lo veo pasable para matar un rato corto, pero no para quemarlo, porque pronto estará cogiendo polvo en la estantería. Para llevarlo a cualquier lugar, esperando en la cola de algún cine, en un restaurante esperando a que os sirvan... No lo explotéis demasiado. Eso sí, de perlas para enseñárselo a cualquiera e iniciarlo en el mundo de los juegos de mesa modernos.

-¿Duración?: la adecuada para jugarlo en 10 minutos. Y es seguro que no va a superar dicho tiempo jugándolo a un ritmo constante.


*¡Sé D'Artagnan por un día con "Musketiere"!

2 comentarios:

  1. Al principio he pensado -Mira, una nueva versión del Saboteur- (por el tema de las 3 gemas). Pinta molón, aunque eso, como buen filler, no usar demasiado, que si no luego no se saca :P

    ResponderEliminar
  2. Pues mira, me parece un filler que está curioso. Que el tema ese de los mosqueteros siempre atrae.

    ResponderEliminar