martes, 10 de septiembre de 2013

De Puerto Rico a San Juan.

Puerto Rico es uno de los juegos de mesa más conocidos dentro de la rama "Eurogames" (gestión de recursos). En el, los jugadores deben conseguir puntos de victoria. Para ello, recurren a una serie de personajes: mercader, buscador de oro, capitán, alcalde, capataz, constructor y colonizador. Cada uno de éstos otorga una acción determinada a todos los jugadores, además de una especial a quien lo escogía (ya que sino poca emoción tiene escoger personaje...). La gracia del juego radica en escoger aquel que más beneficio te otorgue a ti a la vez que les perjudica al resto. Es por ello por lo que hay que estar muy atento a qué hacen los demás, qué tienen ya en posesión y qué se cree que van a hacer para quitarle la acción que desea y así obligarles a que cojan otra que te puede incluso ayudar a ti mismo. Por otro lado, también es posible jugar sin necesidad de ir al "fastidio de los demás" yendo a lo tuyo. Los hay que juegan de la primera forma, y otros que juegan de la segunda. Personalmente suelo combinar ambas. Para saber estas cosas es jugar al juego, ya que se va viendo sobre la marcha y se coge todo.

Con esta introducción pretendo presentar San Juan, que es la versión en cartas de Puerto Rico, creado por Andreas Seyfarth (el mismo que su predecesor), en el que pueden jugar de 2 a 4 jugadores. La mecánica del juego es muy parecida, con la diferencia de que todo son cartas: dinero, mercancías, edificios .. Vamos, que una carta puede ser tanto un edificio como mercancías, dinero... El juego no es difícil de aprender a jugar, aunque sí complicado en las primeras partidas el saberse las cartas, coger las combinaciones... Al igual que Puerto Rico, hará falta más de una partida para aprender a jugarlo debidamente. Yo os explico cómo jugar y las funciones de los personajes. Tenéis a vuestra disposición, también, imágenes de los diferentes tipos de edificios.

El objetivo es el de conseguir puntos de victoria, los cuales se obtienen a través de las construcciones y de las habilidades de ciertos edificios.

Tan pronto como alguien construya su doceavo edificio, al finalizar la fase de construcción en curso el juego termina.


¡Bienvenidos a "San Juan"!




*Preparando la construcción de vuestra ciudad. 

Desplegáis las cinco losetas de rol en el centro de vuestra zona de juego. Cerca de éstas tendréis las cinco losetas de comercio boca abajo, en una pila.

Losetas de comercio.

Cada uno de vosotros recibe una Añilería (carta) que colocaréis delante de vosotros y cuatro cartas ocultas boca abajo, que tendréis en mano. El resto de cartas formarán el mazo de juego.



Elegís, con el sistema que queráis, un jugador inicial, el cual recibirá la loseta de gobernador.





*Construyendo vuestra ciudad.

 El juego transcurre de la siguiente manera: el jugador inicial (quien tiene la carta "gobernador"), debe escoger uno de los roles. A continuación, realizará la acción de dicho rol, incluyendo la especial. Después, siguiendo el sentido horario, todos realizarán la acción de dicho rol, pero sin incluir la acción especial. Una vez todos hayáis resuelto la acción del rol escogido por el jugador inicial, será el turno del siguiente jugador en sentido horario (el que está a la izquierda del "gobernador"). Éste deberá escoger otro rol de los que haya disponibles, beficiándose de su acción además de la especial. El resto de jugadores en sentido horario realizarán la acción básica. Una vez todos han hecho la acción del rol, es el turno del siguiente jugador en sentido horario, que cogerá otro rol de los disponibles... y así sucesivamente. Esta mecánica varia siendo 2 jugadores

Aclarar que hacer las acciones de los roles no es obligatorio, tanto para la acción común, para la especial, como para el jugador que escoge el rol y para los que se benefician.

Una vez todos hayáis escogido rol, éstos se devuelven al centro de la zona de juego una vez la ronda termina.

 ¿Qué hace cada rol?. Véamoslo.




 El "Constructor" permite a todos construir un edificio, descartando tantas cartas como indique el número de la esquina superior izquierda o derecha. Así, un edificio que indica un valor de "3" querrá decir que el jugador deberá descartarse de tres cartas para poder construirlo. Como acción especial permite al jugador que escogió el rol descartarse de una carta menos. Siguiendo el ejemplo anterior, en vez de descartar tres cartas tendrían que ser solamente "2". Destacar que hay edificios que durante esta fase pueden alterar estas normas básicas y cuyos efectos se aplican (o se pueden aplicar) cuando alguien va a construir un edificio. 




Es posible tener edificios repetidos, a excepción de los violetas.





El capataz os permite producir mercancías. Comenzando por el jugador que escogió el rol, todos debéis coger una carta del mazo principal y colocarla parcialmente y boca abajo sobre uno de vuestros edificios de producción. Así, si la colocáis sobre una añilería la carta será añil, si la ponéis sobre una azucarera, será azúcar... Como habilidad especial, quien escogió el rol produce una mercancía más, es decir, que en lugar de coger una carta, cogerá 2. Cada edificio de producción puede albergar únicamente una carta.

Edificios de producción.

Debéis tener en cuenta que hay edificios que alteran las reglas básicas de producción con el capataz, que son los siguientes:






Lo primero de todo, al escoger el rol de mercader quien lo hizo deberá voltear la primera loseta de comercio de la pila, para ver qué beneficios aporta cada mercancía.

Losetas de comercio.

A continuación, todos podéis vender una mercancía, a excepción de quien escogió el rol, que como acción especial puede vender una adicional. Es muy sencillo: para vender no tenéis más que colocar una de vuestras cartas situadas en un edificio de producción en la pila de descartes (boca abajo). Después, robáis tantas cartas del mazo principal como beneficios aporte la mercancía vendida según la loseta de comercio que haya en juego.

Por ejemplo: imaginad que ha aparecido la loseta de comercio de más a la izquierda, la primera. Si vendierais añil, recibiríais una carta. Si fuera azúcar, también una. Si fuera café o tabaco, en ambos casos serían 2. Y si fuera plata, recibiríais 3 cartas. 

Una vez todos hayáis vendido, la loseta de comercio se coloca boca abajo en la parte inferior de la pila correspondiente. De esta forma la secuencia de aparición de las losetas siempre será la misma, cosa que os puede ayudar a saber qué mercancías se venderán más caras y cuales menos. 

Tened, una vez más, presente, que hay edificios que influyen en la fase de comercio. 




El alcalde os permite coger 2 cartas del mazo y quedaros con una, descartando la restante. En el caso de quien escogió el rol, éste puede robar 5 cartas y quedarse con una. Como siempre, hay edificios que alteran estas reglas.





Por último, tenéis el Buscador de oro. Sencillamente y llanamente, quien escoge el rol roba una carta y el resto no hace nada de nada. Hay un edificio que modifica esta regla.




Como edificio especial que afecta a todos los roles, tenéis la biblioteca




Ahora que habéis visto los roles sólo falta mostraros los monumentos y los edificios especiales.  Los primeros son edificios que no aportan ninguna habilidad en alguna fase, pero que dan más puntos de victoria de lo normal a costes de construcción más bajos. Los segundos dan una suma de puntos considerable al final de la partida si disponemos de lo que nos dicen las propias cartas. 





Una vez todos habéis escogido un rol y aplicado sus funciones, la loseta de gobernador pasa a manos del siguiente jugador en sentido horario. Éste deberá recordar a los demás que no pueden tener más de 7 cartas en mano (durante el resto de la ronda sí que es posible, es ahora cuando éste tope se tiene en cuenta) y que, si lo desean, pueden utilizar la función de la capilla. Hay un edificio que nos permitirá tener más de 7 cartas en la mano, que es la Torre.





Hecho ésto, se comienza una nueva ronda escogiendo roles. 



*Fin de vuestra ciudad. 

En el momento que alguien construya su doceavo edificio y termine la fase de construcción actual, la partida termina. Se tienen en cuenta la puntuación de:

-Los puntos que da cada edificio. 
-Los puntos obtenidos por la capilla.
-Los puntos obtenidos por el Arco del Triunfo, La casa consistorial y el Gremio.
-Los puntos recibidos por el Palacio.

Gana quien tiene más puntos de victoria. Si hay empate, será aquel que tenga más cartas en la mano.



*Conclusión.

Personalmente, San Juan no es un juego que me haya entusiasmado demasiado, quizás porque habiendo jugado a Puerto Rico no es más que lo mismo pero mucho más reducido. La adaptación al tema "cartas" lo veo correcto, eso sí, ya que el juego tiene exactamente la misma filosofía y la misma mecánica de juego: coger roles, quien lo coge dispone de acción especial y el resto se benefician del rol elegido. Al igual que su predecesor, tenemos que estar atentos a qué hacen los demás para, si es posible, elegir roles que no puedan aprovechar o que directamente les perjudiquen.

La clara ventaja que tiene el juego es que, al ser únicamente cartas, con una goma de pollo queda arreglado y te lo llevas a cualquier parte, cosa que con Puerto Rico era llevarse toda la caja. Por lo demás, no veo mucho más de que hablar teniendo ya una reseña de su "padre" ya realizada donde vi mis impresiones del mismo.

Otro punto positivo que tiene es que se han esmerado en dar una explicación más detallada de cada uno de los diferentes tipos de edificios que hay en el juego en el propio manual, cosa que va de perlas, ya que algunos pueden resultar un poco ambiguos.

Sencillamente, versión de viaje del Puerto Rico, más rápido de jugar y quizás de aprender, ya que supondrá menos lío a los jugadores noveles que se estén iniciando en los juegos de mesa, en especial, eurogames (aunque San Juan sea de cartas...).



-Si ya estuviste en Puerto Rico,¡ es el momento de visitar su capital, San Juan!


4 comentarios:

  1. "con una goma de polla queda arreglado" entonces este juego no es para niños, no ? ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDDDD. Gracias por el apunte, ya lo he corregido. Mira que reviso el texto para ver fallos, pero ese pasó desapercibido ajaja.

      Eliminar
  2. Merks, me habría encantado leer la versión no censurada. Me habría reído :P

    ResponderEliminar
  3. Me encanta este juego, desde que lo jugué tuneado para poder leerlo en español :)

    ResponderEliminar