martes, 3 de septiembre de 2013

La nave voladora.

Te encomendaron una misión. Sí... una ardua y difícil misión por hacer, donde el Sol arremete con toda su ira, dejándote la piel ardiendo y con una sed insoportable. Una nave voladora, decían. El mayor artilugio creado jamás en todos los tiempos. Una máquina capaz de volar con la energía solar, al parecer enterrada en las ruinas de una antigua ciudad, bajo un desierto. Tu equipo y tú aterrizáis forzosamente en una de las dunas, debido a la gran tormenta que sacude la zona. ¿El objetivo? Hallar las piezas de la máquina, acoplárselas y huir del lugar con ella. La cosa no es tan sencilla. El desierto es un lugar peligroso. Las tormentas de arena no hacen más que dañarte la vista, el desierto parece cambiante a medida que arrecia... por no mencionar el Sol abrasador, que deja las gargantas sedientas. Encontrar las piezas de la máquina voladora no va a serte tarea fácil. Pero ya que estás allí, dispuesto a intentarlo, tienes dos opciones: probar a salir con vida logrando tu objetivo o morir en el intento.

¡Bienvenidos al Desierto Prohibido!. 



Hermano casi gemelo de "La isla prohibida", "El Desierto Prohibido" nos mete en la piel de nuevos  aventureros (algunos ya vistos en el anterior juego): explorador, arqueólogo, navegante, escalador, aguador y meteorólogo. En esta ocasión, vuestro objetivo es encontrar 4 piezas de la máquina voladora, la cual yace enterrada en el desierto. Para ello, tendréis que excavar las losetas, quitando arena si es necesario, antes de que el desierto os devore con sus tormentas de arena o de que muráis de sed. Una vez conseguidas las cuatro piezas, debéis hallar la loseta que contiene la máquina voladora enterrada y escapar.

La base sobre la que transcurre el juego es muy parecida a la de "La isla prohibida", pero con algunas diferencias notables que iréis viendo a medida que explique el juego. Una primera diferencia es que pueden llegar a jugar hasta 5 jugadores, en lugar de 4.



*Preparando la expedición.

Lo primero que debéis hacer es montar el tablero de juego. Colocad las losetas aleatoriamente formando un cuadrado de 5 X 5, dejando un espacio vacío en el centro del mismo. Éste es "El ojo de la tormenta", el cual irá variando de posición a medida que avance la partida (ver más adelante). Las losetas deben colocarse de tal manera que todas apunten hacia una misma dirección. Guiaros con la brújula que todas tienen pintada. Debéis colocar inicialmente 8 piezas de arena en algunas de las losetas.

Piezas de arena.
Ejemplo de tablero de inicio.

Cada uno de vosotros debe elegir a uno de los personajes. Como bien pasaba en "La isla prohibida", en éste sucede también que sus habilidades cambian algunas de las normas básicas del juego. Sobre la marcha de una partida se cogen. Como diferencia podéis apreciar que tienen unos números situados a la izquierda. Éstos son el nivel de agua que tienen los personajes para sobrevivir antes de que se les agote y mueran de sed. Los peones que los representan se colocan en la loseta "Lugar del accidente".



Loseta de "Lugar del accidente". Se distingue porque tiene el icono correspondiente
en la esquina inferior izquierda, y también la imagen de un helicóptero estrellado, aunque en este ejemplo queda tapado por la pieza de arena.


Tendréis cerca del tablero la máquina voladora con sus cuatro partes. 





Barajáis el mazo de cartas de tormenta y de equipamiento. Es sumamente importante que las de tormenta estén orientadas en la misma dirección que las losetas del tablero. Fijaros siempre en la brújula.


Equipamiento.

Tormenta

Por último, tenéis también que coger el medidor de tormenta y ajustarlo al nivel inicial (dificultad) en el que queréis jugar. Fijaros en la imagen siguiente que hay un indicador negro a la derecha para ir marcando el nivel de la tormenta. Cada uno de vuestros personajes debe colocarse uno de éstos en sus tarjetas de personaje, en el nivel máximo de agua que pueden llevar.




*Comenzando la expedición.

Comienza un jugador inicial y se sigue el sentido horario. Tenéis en vuestro turno 4 acciones a realizar, combinándolas como queráis con las que a continuación veréis:

-->Mover: horizontal o vertical, no diagonal. Cada loseta avanzada cuesta una acción. Es posible desplazarse de una loseta de túnel a otra gastando solamente una acción. Además, éstas losetas protegen de los efectos de la carta "Sol de Justicia" (ver más adelante).

Loseta de túnel.

No es posible desplazarse a una casilla que esté bloqueada. Una casilla se considera como tal cuando tiene 2 piezas de arena sobre ella.

Este jugador podría moverse hacia arriba solamente, ya que la
loseta de la derecha y la de abajo se encuentran bloqueadas porque tienen
más de una loseta de arena. Nótese que a partir de 2 piezas de arena éstas se colocan
con el color oscuro boca arriba, mostrando la "X".

Por otro lado, puede suceder que la casilla sobre la que se encuentre alguien de vosotros quede bloqueada de arena por la tormenta. De ser así, el jugador que se encuentre en ella no podrá moverse hasta que a la casilla le quede una única pieza de arena. Él mismo, y sus compañeros, deberán retirar arena.

En el turno anterior, debido a la tormenta este jugador se ha quedado bloqueado. No podrá moverse
hasta que en la loseta quede únicamente una pieza de arena.  


-->Retirar arena: podéis retirar arena de una loseta estando encima de la misma o adyacente (no en diagonal). Cada pieza de arena retirada cuesta 1 acción.

-->Excavar: excavar no es más que darle la vuelta a la loseta sobre la que os encontréis, una vez ésta no tenga piezas de arena.

Hay losetas como la que veréis a continuación. Éstas representan pozos de agua. Una de ellas es en realidad un espejismo, por lo que cuando le deis la vuelta no tendrá efecto alguno.

Loseta con posibilidad de que haya un pozo de agua. 

Si es un pozo de agua la imagen que aparecerá al darle la vuelta es la siguiente. Todos los que os encontréis sobre la loseta aumentáis dos puntos vuestro nivel de agua inmediatamente. Es sumamente importante excavar los pozos de agua cuando estéis varios de vosotros juntos en la loseta del pozo, ya que así recibiréis la bonificación  más de uno. Pensad que una vez el pozo es descubierto, ya no tiene utilidad en toda la partida.




Las siguientes losetas son las de equipamiento. Aquel de vosotros que descubra una de éstas debe robar una carta del mazo de equipamiento y quedársela. Éstas son utilizadas por el jugador que las posea en cualquier momento o cuando lo indiquen. Es posible que os las paséis entre vosotros teniendo a vuestros respectivos peones en una misma loseta.





Las siguientes losetas representan pistas para hallar las piezas de la máquina voladora. Hay dos por pieza: una de ellas apunta hacia el Oeste/Este y la otra hacia el Norte/Sur. Cuando son descubiertas las dos losetas, no hay más que colocar la pieza correspondiente en la intersección de las dos pistas.


Ejemplo extraído del manual. 

En este ejemplo, vemos que las losetas de pista son las están bordeadas por un círculo rojo.
El tesoro correspondiente (la hélice) aparece en la loseta que representa la intersección de ambas pistas, es decir, la del círculo azul. 


La Plataforma de lanzamiento es indispensable encontrarla ya que es por donde escaparéis una vez tengáis las cuatro piezas de la máquina, lista para ser montada y huir. 



Por último tenemos las losetas de túnel, vistas ya en el apartado de "mover".


-->Coger una pieza de la máquina: estando en una loseta que contiene una de las piezas, hallada por la intersección de las dos pistas correspondientes, podéis cogerla al coste de una acción. Eso sí, la loseta sobre la que se encuentre deberá estar excavada. 

Otra acción que no gasta puntos de acción y que podéis utilizar es pasaros cartas y agua estando en la misma casilla que otros compañeros.




Tras haber realizado el jugador inicial sus cuatro acciones éste deberá robar tantas cartas de tormenta como indique el medidor de tormenta y aplicar sus efectos de una en una.

Medidor de tormenta.

Éstas cartas son:



Cuando aparecen éste tipo de cartas, denominadas "El viento sopla", deberéis mover en la dirección indicada las losetas pertinentes hacia el ojo de la tormenta. Sobre las losetas que se han movido se tendrá que colocar una pieza de arena. Recordad que a partir de dos piezas de arena en una misma loseta éstas se colocarán con el lado que muestra el color oscuro, indicando así que está bloqueada. 


Ejemplo extraído del manual.

En alguna ocasión se dará el caso de que no habrá losetas disponibles para mover cuando aparezca una carta de "El viento sopla". De ser así, no se aplican los efectos de la carta. Así mismo, puede suceder también que mováis una loseta, le coloquéis la pieza de arena, pero no haya más losetas disponibles para mover. Sencillamente, movéis las que podáis e ignoráis el resto. A este efecto se le denomina "Descanso de la tormenta". Simplemente, permite a los jugadores descansar, ya que hay pocos cambios en el desierto o, directamente, ni los hay.



Las cartas de "Sol de justicia" os harán bajar el medidor de agua de vuestros personajes en un punto, a menos que estéis situados en una loseta de "Túnel". Las de "La tormenta empeora" hará aumentar en uno el nivel de la tormenta en el medidor de tormenta.


En el momento en el que el mazo de cartas de tormenta se agote se mezclan todas de nuevo, formando un nuevo mazo. Una vez el jugador inicial haya acabado, es el turno del siguiente en sentido horario. Hará sus 4 acciones y robará cartas de tormenta.



*El fin de la expedición.


Ganaréis la partida si conseguís las cuatro piezas de la máquina voladora, encontráis la loseta de "Plataforma de lanzamiento" y os reunís todos en ella.

Perdéis si en algún momento alguien de vosotros se queda sin agua, si el medidor de tormenta alcanza el nivel máximo y si todas las piezas de arena son utilizadas.



*Conclusión.

El desierto prohibido bien gustará a los jugadores que les agradó y explotaron "La isla prohibida". Si habéis jugado a éste último, bien seguro que no os costará de aprender la mecánica de su hermano bañado de arenas, ya que es bastante semejante a excepción de algunas cosas. 

A destacar el material del juego, que sin duda alguna sigue siendo igual de bueno y bonito que el de la isla, llevándose toda la atención la máquina voladora con sus piezas. Además, la caja es bien bonita y agradable a simple vista, metálica. Tanto las cartas como las losetas tienen un tacto apacible para las manos de los jugones. 

En cuanto a mecánicas, como ya se ha mencionado es semejante a su hermano. A mí personalmente lo que más me agradó fue el tema "Ojo de la tormenta", el mecanismo que tiene el juego para hacer que las losetas vayan cambiando de posición. Así, aparte de que ya el mapa es aleatorio nada más comenzar la partida, la cosa se va complicando todavía más a medida que la partida avanza a la hora de intentar encontrar las pistas de las piezas y la loseta "Plataforma de lanzamiento". Teniendo en cuenta que de ésta última hay solamente una, hay que ser conscientes de que irá cambiando de posición e intentar predecir sus siguientes movimientos para hallarla cuanto antes. Lo mismo sucede con las pistas. Además, tened en cuenta que las losetas se bloquean por la arena, así que no hay que dejar que ésta se acumule, por un lado, porque si se terminan las losetas perderéis todos, y por otro, porque bloquearán caminos hacia otros sectores del desierto por donde tendréis que excavar para encontrar las losetas imprescindibles, perdiendo acciones en retirar arena. 

Gestionar los recursos de agua también es una labor a tener en cuenta. Los jugadores deberían intentar ponerse de acuerdo para excavar los pozos de agua estando varios de ellos en una de éstas losetas para así recibir todos los efectos. Por lo tanto, debéis intentar coordinaros en la mayor medida posible. 

Con el Desierto prohibido podéis jugar hasta 5 jugadores, teniendo posibilidad de probar diferentes combinaciones de personajes y de ajustar la dificultad de la partida a vuestro gusto. Si tenéis ya en posesión la Isla prohibida, éste es un título que no decepcionará y que no es exactamente una burda imitación, por lo que tendréis horas y horas de juego aseguradas. 


*¡Sumérgete en las arenas!

2 comentarios:

  1. la pregunta obligada es:
    merece la pena teniendo la isla prohibida?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque es muy semejante a la isla prohibida, yo creo que depende de cada uno. Personalmente yo lo adquiriría, porque es otra mecánica y una dificultad diferente al de la isla. Si por otro lado también sois más jugadores, el Desierto prohibido es más acertado porque puede jugar 1 más.

      Eliminar