martes, 8 de octubre de 2013

Aniquilando enfermedades.

Cuando estamos bien, tanto físicamente como psicológicamente, disfrutamos de la vida. Cuando tenemos alguna enfermedad inmediatamente nos cambia el humor. Un simple dolor de cabeza es suficiente para ponernos en plan bordes y ver las cosas desde el punto de vista negativo. Enfermedades hay montones en el mundo, muchas incurables y que dejan en vilo a muchas personas al tener éstas conocidos en los hospitales, sabiendo que sus vidas pueden irse en un abrir y cerrar de ojos. Sí, ya sé que esta manera de introducir el juego de hoy no es la mejor, pero intento decir realidades como catedrales... por dolorosas que sean... No sólo hay dolores físicos, sino que también podemos padecer psíquicos, aunque estos más bien se manifiestan a través de nuestra mente, la cual comienza a realizar males pasadas: depresión, ansiedad, ataques de pánico... son sólo unos ejemplos. Y llegan a ser tan destructivos en algunas ocasiones, que inducen al que la padece incluso al suicido. ¿Qué se les pasará a esa gente por la cabeza para quitarse a si mismos sus vidas? 

El mundo no es perfecto y por desgracia todos, unos en mayor o menor medida, ha sufrido sus males (y sufriremos...). Pero en un juego de mesa si puede ser todo perfecto, si unidos devastáis las enfermedades del mundo y las erradicáis para siempre. ¿Os apuntáis a la aventura?


*¡Ataca a las enfermedades en "Pandemia"!




"Pandemia" es el padre de los juegos "La isla prohibida" y "El desierto prohibido". Lo creó en su tiempo Matt Leacock, con el objetivo de crear un juego cooperativo en el que los jugadores interactuasen entre ellos. Lo consiguió, sin duda alguna. Con el paso de los años, le pidieron que realizara la misma labor, pero con unas reglas más sencillas, y así nació "La isla prohibida", que después de un tiempo tuvo un hijo denominado "El desierto prohibido". Por lo tanto, con "Pandemia" estáis ante un juego cooperativo cuyo objetivo vuestro es el de curar las enfermedades del globo terrestre. Podéis jugar de 2 a 4 jugadores, y habiendo jugado a sus dos descendientes, éste, por mecánica, no os costará en absoluto. 

Podéis ver un vídeo demostrativo aquí: "Pandemia".



*Preparando la batalla bacteriana. 

Primero de todo, echadle un vistazo al tablero, que representa el mapa del mundo, mostrando algunas de las ciudades más importantes. A través de ellas os desplazaréis por el tablero. 



Cada uno de vosotros deberá escoger un rol o personaje, con su respectivo peón. Puede ser cogido a consciencia o bien al azar.






Una vez escogidos, los colocaréis en la ciudad de "Atlanta", junto a un centro de investigación. También debéis poner el marcador de brotes en la casilla "0" de la parte del tablero "brotes".

Colocar peones y centro de investigación en Atlanta. Poner el marcador de brotes en "brotes" (Outbreaks).

Centros de investigación.

Dejad cerca los cubos de diferentes colores (representan las enfermedades) con sus respectivos marcadores de cura. 



Las cartas de infección tenéis que colocarlas en su lugar correspondiente del tablero, barajadas. También debéis colocar en el primer número "2" del contador de ritmo de infección el marcador de infección. Las cartas de infección representan las diferentes ciudades del tablero que se irán infectando de enfermedades a medida que transcurra la partida. 




Del mazo de cartas de jugador separad las de "epidemia". De dicho mazo tendréis que recibir, según el número de participantes que seáis, una cantidad determinada:

-4 jugadores: 2 cartas cada uno.
-3 jugadores: 3 cartas cada uno.
-2 jugadores: 4 cartas cada uno. 

Éstas cartas, al igual que las de infección, representan también ciudades, pero en este caso necesitáis 5 de cada color para combatir cada una de las respectivas enfermedades. Hay algunas que son cartas especiales que os ayudarán a combatir los virus con funciones específicas. 

Mazo de cartas de jugador.


Cartas de jugador de ciudades.

Cartas de jugador especiales.


Ahora, tenéis que ajustar el nivel de dificultad del juego. Escoged tantas cartas de "epidemia" de las que habéis separado antes y colocadlas delante vuestra formando diferentes mazos.

-Partida fácil: 4 epidemias.
-Partida normal: 5 epidemias.
-Partida difícil: todas. 

El resto de cartas de jugador repartidlas equitativamente sobre cada carta de epidemia, formando así los mazos. Cada uno de éstos los barajáis y los colocáis unos sobre los otros, ubicando el mazo definitivo en su lugar correspondiente del tablero.

Ejemplo para partida fácil (4 epidemias = 4 mazos). Se cogen cuatro cartas de epidemia, se colocan sobre la mesa y el resto de cartas de jugador se colocan equitativamente formando los mazos. 


Por último, falta el set up inicial de las enfermedades. Extraed tres cartas de infección. En cada una de las ciudades que aparezcan en las cartas debéis colocar tres cubos (del mismo color que la carta y ciudad) en el lugar del tablero correspondiente. A continuación sacáis tres cartas más y hacéis lo mismo, pero colocando dos cubos en lugar de tres. Y por último, vuelta a lo mismo; tres cartas de nuevo, sin embargo, sólo colocaréis 1 cubo en las ciudades aparecidas. En total, debéis robar 9 cartas.

Las cartas de infección representan ciudades, cada una de las cuales se verá afectada por un
tipo de enfermedad.


Para acabar, todos tendríais que tener una carta resumen de las diferentes acciones del juego que podréis realizar durante la partida. 




*Comienza la aniquilación. 

Escogéis primero un jugador inicial, el cual comenzará la partida y continuará en sentido horario. Cada uno de vosotros, en vuestro turno, debe realizar las siguientes fases: 

-->Fase 1: realizar 4 acciones: cada una de las acciones que aquí veréis cuesta, cada vez que las ejecutéis, un punto de acción de los 4 que tenéis disponibles. Ésto quiere decir que podéis combinarlas como queráis.

          -Mover: de una ciudad a otra, siguiendo las líneas rojas.

          -Vuelo directo: descartáis una carta de vuestra mano (una que represente una ciudad) y os movéis a dicha ciudad. Por ejemplo: descartáis la de "Toronto", iríais a parar a "Toronto".

          -Vuelo charter: descartáis una carta de ciudad estando sobre dicha ciudad para moveros a cualquier otra. Por ejemplo: descartáis la de "Madrid" estando en dicha ciudad, os movéis a cualquier otra ciudad.

         -Vuelo privado: os movéis de un centro de investigación a otro.

          -Construir centro de investigación: estando en una ciudad cualquiera, descartáis de vuestra mano la carta correspondiente a la ciudad y colocáis un centro de investigación en ella.

          -Descubrir una cura: si tenéis cinco cartas del mismo color y os encontráis en una ciudad con un centro de investigación, podéis descubrir la cura correspondiente al color de las cartas, descartándolas. Colocaréis, pues, el marcador de cura correspondiente sobre la enfermedad curada en el apartado del tablero "Curas descubridas".

La enfermedad roja, en este caso, ha sido curada. Colocamos el marcador de cura rojo sobre el icono
de enfermedad rojo del apartado "Curas descubiertas". 
       

           -Tratar una enfermedad: podéis retirar cubos de la ciudad en la que estéis, al coste de 1 acción por cada cubo retirado. Si la cura de la enfermedad que estáis tratando está descubierta ya, retiráis, con una sola acción todos los cubos. Una vez en el tablero no quede ningún cubo de un color en concreto, y siempre que su cura haya sido descubierta, se considerará que la enfermedad correspondiente ha sido erradicada. Su marcador de cura del área del tablero "Curas descubiertas" mostrará la imagen de un amanecer. Esa enfermedad nunca más aparecerá en toda la partida.

La enfermedad negra ha sido erradicada. 

        -Compartir conocimientos: si estáis con algún otro jugador en una misma ciudad, podéis darle una carta de vuestra mano, siempre que dicha carta sea la de la ciudad sobre la que os encontréis los dos que realizáis el intercambio. Esta acción es excesivamente difícil de realizar, pero indudablemente útil. Por ejemplo: hay dos jugadores sobre la ciudad de "París". La carta que podrían pasarse el uno al otro es la de "París" únicamente. 

       -Pasar: pasáis el turno al siguiente jugador. 


Todas estas acciones se verán afectadas a lo largo de la partida por las habilidades de cada uno de vuestros personajes. Tenéis que tenerlas muy presentes. Por ejemplo: el médico elimina todos los cubos (sin necesidad de que la enfermedad haya sido curada) al coste de una acción., el científico sólo necesita 4 cartas (en lugar de 5) para curar una enfermedad...




-->Fase 2: Robar 2 cartas de jugador:  una vez hayáis hecho vuestras cuatro acciones debéis robar 2 cartas de jugador. Os pueden aparecer cartas de "ciudad" (las necesarias para curar las enfermedades), "especiales" (os aportan ciertas acciones útiles una vez por partida, es decir, que son de utilizar y tirar), y de "epidemia".

Cartas de jugador de ciudades.

Cartas de jugador especiales.



Las cartas de "Ciudad" y "especiales" van a parar a vuestra mano, siempre y cuando no tengáis más de 7 cartas. Si este tope se supera, podéis utilizar las especiales en este momento en lugar de descartarlas (ya que pueden utilizarse cuando a uno le venga en gana). Las de "ciudad" sólo podéis utilizarlas en vuestro turno.

Las de "epidemia" son un caso especial. En primer lugar, si aparece una de éstas, debéis hacer avanzar una posición "el marcador de infección" del área "ritmo de la infección" (infection rate) del tablero.



Extraed la carta inferior del mazo de infección y en la ciudad que represente colocad 3 cubos de la respectiva enfermedad. Nunca puede haber más de 3 cubos en una ciudad, por lo que si hay cubos sobrantes se devuelven a la reserva, produciéndose así un brote.

Si hay un brote tenéis que avanzar el "marcador de brotes" en el apartado "brotes" (outbreaks) del tablero una posición hacia adelante.

El "marcador de brotes" se sitúa abajo a la izquierda del tablero. 

La ciudad en la que ha habido el brote contagiará a las adyacentes. Colocáis, pues, un cubo de la enfermedad respectiva en cada una de las ciudades que estén conectadas con ella. Ésto puede conllevar a que se sigan produciendo más brotes, así que evitar a toda costa las reacciones en cadena

En "Hong Kong" ha habido un brote. Las ciudades adyacentes reciben todas
un cubo de la enfermedad respectiva (la roja, en este caso). 

Siguiendo con la carta de "epidemia", sólo os quedaría mezclar toda la pila de descartes de cartas de infección y colocarla encima del mazo de infección. Ésto conllevará a que las siguientes cartas en aparecer en la tercera fase serán las que hace un momento estaban descartadas. Mucho cuidado porque es así como se suelen producir los brotes.




-->Fase 3: Turno de la infección: robáis tantas cartas como indique el apartado del tablero "ritmo de la infección" y colocáis un cubo del color correspondiente en las ciudades señaladas. Recordad que no puede  haber más de 3 cubos en una misma ciudad, y en caso de que dicha cantidad sea superada se producirá un brote. Nunca pongáis cubos de una enfermedad que haya sido erradicada.



*¿Victoria o fracaso?

Ganaréis la partida una vez las 4 enfermedades hayan sido curadas (no es necesario que sean erradicadas). Perderéis la partida si el mazo de cartas de jugador se agota, si se llegan a producir 8 brotes y si hay que añadir cubos de una enfermedad en concreto y no quedan en la reserva.


*Conclusión.

 Pandemia es un juego que no es difícil de aprender a jugar desde mi punto de vista, y más si ya habéis jugado a "La isla prohibida" o a "El desierto Prohibido". Y es que las mecánicas son muy parecidas. Eso sí, Pandemia puede ser bastante más difícil, incluso jugando con el nivel más bajo de dificultad (con 4 cartas de epidemia en el mazo de cartas de jugador).

Como ya habéis observado, os pasaréis deambulando de aquí para allá quitando cubitos de las ciudades en las que más haya para evitar así que haya brotes y posibles reacciones en cadena, cosa que es fundamental de hacer. Teniendo en cuenta que con cada acción sólo quitáis un cubo (hasta que la enfermedad sea curada), se hace muy imprescindible comenzar a jugar al juego seleccionando alguien de vosotros al "médico", que es quien quita todos los cubos con una simple acción. Y aún y así, el juego es complicado de narices (con la cantidad de ciudades que hay que vigilar...). Aunque todas las habilidades de los personajes son buenas, la del médico es muy fundamental, al romper fácilmente las cadenas de brotes. En realidad, ningún personaje es mejor que otro: sencillamente cada uno tiene sus cualidades y son buenas opciones a elegir. Otro ejemplo ideal para primeras partidas sería el "científico" o "Genetista", que permite descubrir curas con tan sólo cuatro cartas en lugar de cinco, acelerando aún más la victoria de los jugadores.

Aparte de estar atentos a los cubos, tenéis que andar sincronizando muy bien vuestros pasos. ¿Porqué? Básicamente, porque no podéis esperar a que os salgan las cinco cartas de un mismo color, ya que lo que haréis así es perder la partida por desgaste del mazo de cartas de jugador. Es importantísimo que os vayáis diciendo las cartas que tenéis en mano (nunca podéis enseñarlas, pero si mencionarlas) y que cada uno de vosotros recolecte todas las de un mismo color para ir descubriendo las curas lo más rápido posible. Recordad que para dar cartas a un jugador tenéis que estar sobre una ciudad los dos y tener la carta de dicha ciudad, labor que es realmente complicada de hacer, pero imprescindible para ganar la partida. Mucha suerte hay que tener para que os toquen las cinco cartas de un mismo color rápidamente...

En definitiva, pienso que es una buena adopción para la ludoteca propia de cada uno, aunque teniendo a sus descendientes ("La Isla Prohibida" y "El Desierto prohibido"), creo que tampoco es muy necesario adquirirlo, ya que todos son semejantes los unos con los otros. Ahora bien, también depende de los gustos de cada uno y del tema que más os atraiga. Personalmente no me corre prisa el añadirlo a mi colección, una vez he tenido la posibilidad de probarlo, cosa que ha sido reciente cuando en realidad el juego lo sacaron hace ya la tira de tiempo. Lo he probado ahora que "Homoludicus" lo ha reeditado por la celebración de su décimo aniversario.



4 comentarios:

  1. Buena reseña, felicidades.
    Aprovecho, y os lanzo dos preguntas que con este juego me rondan y por ahora me frenan a ponerlo en mi lista de posibles compras:

    -Me lo parece a mi o el juego en general es muy facilote. Es decir, la cosa realmente no pasa de moverte de un lado a otro y quitar enfermedades, o pensáis que tiene algo más de chicha.

    -¿Como funciona para un solo jugador?

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer la reseña.

      En primer lugar, el juego de mecánica es fácil, es decir, que básicamente se trata de moverte de un lugar a otro y evitar, sobre todo, que se produzcan brotes (cuando hay más de tres cubos en una ciudad). Pero de dificultad, aunque no lo parezca, es difícil (almenos para mi gusto personal, jeje). Por ejemplo, teniendo en cuenta que hacen falta cinco cartas de un color para hallar la cura de una enfermedad, se hace relativamente complicado el intentar dar una carta a otro jugador, teniendo en cuenta que tendréis que estar en una misma ciudad y que la catrta que queréis dar tiene que ser la correspondiente a dicha ciudad.

      Dudo que el juego funcione muy bien a un jugador. Posible es de jugarlo, quizás reduciendo la cantidad de cartas de "epidemia" que haya en el mazo de cartas de jugador. Pero la gracia del juego radica en cooperar y sincronizarse con el resto de jugadores, sin lugar a dudas...

      Eliminar
  2. Buena explicación Cristian, aunque deberías aclarar que las imágenes pertenecen a la primera edición del juego junto con algunas de la nueva, por si algún despistado se pasa por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto, se me pasó por alto. No obstante, tú mismo lo acabas de decir, jeje. Lo que sucede es que en realidad el juego es la versión antigua, pero el dueño se bajó las imágenes del nuevo y se las puso sobre las cartas antiguas si mal no recuerdo...

      Eliminar