lunes, 28 de octubre de 2013

Caballeros que no luchan, sino que ruedan.

Todos, incluidos los niños, y los menciono porque el juego que hoy presento es orientado a ellos, sabéis lo que son los "caballeros". Este concepto, muy clásico y típico de la edad media, lo solían tener aquellas personas que servían en la corte, especialmente a los reyes. ¿A quien no le suena el mítico nombramiento de caballero, en el que éste se arrodilla ante su rey y le coloca la espada en sus hombros y cabeza a la vez que le proclama como tal? Aparte, siempre está el cliché de turno, el caballero guapetón del cual se enamora la princesa. Claro que no es el único pretendiente, porque como ella también es guapa de narices, hay muchas detrás. ¿Que mejor manera que saldar cuentas en un combate?

Pues en el juego de hoy no esperéis grandes luchas, ni princesas, ni reyes, ni nada así. En este juego veréis un Tumulto de caballeros rodando cuesta abajo por una torre. Los más afortunados sobrevivirán, siendo algunos de ellos rehenes, y los que menos caerán a los fosos.


*¡A rodar con "Tumulto de caballeros"!





En este juego los niños (de 2 a 4) deben intentar conseguir el mayor número posible de caballeros. Para ello, con el dado, los irán depositando dentro de la torre. Una vez aparezca la puerta en dicho dado, tendrán que retirarla de la torre y los que hayan dentro saldrán rodando. Algunos caerán a los fosos y otros no. El jugador puede agenciarse con todos los supervivientes propios y un caballero de cada uno de los jugadores, devolviéndoles los restantes.



*Podéis ver la reseña aquí: "Tumulto de caballeros".

No hay comentarios:

Publicar un comentario