miércoles, 5 de diciembre de 2012

Reseña de Dixit

La mente humana es todo un misterio. Cada persona es un único mundo debido sobretodo a su manera de ser y de pensar. De hecho, si todos fuéramos iguales todo se centraría en una única opinión sobre algo y no habría críticas varias para, por ejemplo, una única película. La mente es capaz tanto de opinar sobre algo como de hacer daño a la gente, aunque luego acabe la persona arrepintiéndose de ello, apareciendo pues las emociones que sentimos en según que situaciones: cuando estamos tristes, cuando estamos enfadados, cuando nos enamoramos... habrá mentes que lo sientan más fuerte o menos cada una de las muchas emociones existentes en nuestro mundo. La perfección no existe y es por eso que el mundo es como es, aunque si es posible cambiar ciertas cosas. Lo que sucede es que hay mentes demasiado tozudas y no ceden al cambio.

Esta cháchara inicial venía para hablar de una cualidad que, en mayor o menor medida, todos si poseemos. Se trata de la imaginación. En los juegos de mesa hay juegos tales como Dixit en el que la imaginación juega un papel muy importante. Si que es cierto que los niños la tienen mucho más desarrollada supongo que mayoritariamente debido a que no tienen la experiencia que se va adquiriendo a medida que van creciendo. A pesar de ello hay adultos que tienen mucha. Puede ser tan potente la imaginación que es capaz de acarrear problemas mentales y psicológicos al ver cosas que en realidad no existen. Es una herramienta muy potente.

Dixit juega con esto. Es un juego creado por Jean-Louis Roubira de 3 a 6 jugadores, siendo a partir de 4 la apuesta más coherente. La reseña esta la explicaré basándome en que juegan a partir de 4. Es muy fácil de aprender y rápido de jugar. La imaginación es el arma que utilizaran todos para ganar la partida.



Para preparar una partida no hay más que repartir a cada jugador 6 cartas, las cuales no pueden enseñarse al resto de jugadores. Cada uno escoge un conejito que se utiliza para anotar los puntos en la caja del juego y las respectivas fichas de voto del color correspondiente al conejo escogido. Los conejos se coloca en la casilla "0" del marcador de puntos. De las fichas de voto se utilizaran solamente una cierta cantidad que dependerá del número de jugadores presentes:

-4 jugadores: fichas de voto del 1 al 4.
-5 jugadores: fichas de voto del 1 al 5.
-6 jugadores: fichas de voto del 1 al 6.

Conejitos y fichas de voto. 
Algunas de las cartas del juego. El juego consta de 84 de éstas.

Como podéis ver las cartas representan todo tipo de dibujos, desde algunos normales hasta otros absurdos y abstractos.

Un jugador inicial hará de cuentacuentos. El objetivo de dicho jugador será el de inventarse algo (una frase, una poesía, una canción... lo que sea) basándose en una de sus cartas. Es posible basarse también en otras cosas externas al juego, tales como libros, películas, poesías... Una vez se lo ha pensado lo dice en voz alta para que el resto de jugadores le oigan y coloca la carta utilizada boca abajo en la mesa. El resto de jugadores deberán darle una carta que crean que tiene coherencia y sentido con lo que el cuentacuentos a dicho. Cuando todos han aportado una carta el cuentacuentos las baraja boca abajo y sin verlas y las coloca boca arriba en el centro de la mesa de izquierda a derecha. Lo que tienen que hacer todos excepto el cuentacuentos es votar por la que ellos creen que ha utilizado éste para inventarse su "texto". Para votar no hay más que colocar la ficha de voto correspondiente boca abajo según la posición en la que se encuentre la carta. Ver este ejemplo: 

El orden de las cartas sería, de izquierda a derecha, 1, 2, 3, 4, 5. Sólo hay que colocar
la ficha de voto boca abajo correspondiente a la ubicación en la que se encuentra la carta
que uno desea votar. Si uno cree que es la segunda carta, colocará la ficha de voto 2. Si uno cree
que es la 5, colocará la 5. Fácil. 


Una vez todos han votado se les da la vuelta a todas las fichas y se determina la puntuación:

-Si todos los jugadores aciertan la del cuentacuentos o si nadie lo hace todos a excepción de él reciben 2 puntos. 
-Sino se da el primer caso, todo aquel que haya acertado la carta del cuentacuentos y él mismo recibe 3 puntos. 
-Todo aquel, menos el cuentacuentos, que haya recibido un voto en su carta por equivocación de otro jugador al votar recibe 1 punto extra. 

Una vez realizado los ajustes necesarios de la puntuación todas las cartas utilizadas se descartan y cada jugador roba hasta volver a tener 6. El turno del cuentacuentos pasa a ser ahora el jugador situado a la izquierda del anterior, siguiendo el sentido de las agujas del reloj. El juego termina cuando el fajo de cartas del juego se termina. Aquel que tenga más puntos gana la partida. 



*Conclusión:

Pues así es Dixit, un juego fácil de jugar y muy rápido. Como veis la imaginación juega un papel importante. Jugándolo os echáis unas risas con toda seguridad y una vez se pierde la vergüenza es super divertido. Y si algún día queréis llevarlo de viaje con que os llevéis las cartas y las fichas de voto es suficiente, porque la puntuación la podéis llevar en un papel y fuera problemas. 

El punto negativo que le veo es que no es muy recomendable jugarlo con gente en la que la diferencia de edad es bien notable. No vas a jugar teniendo tu 20 años con un niño de 8. Las mentes no son iguales y mientras que un crío puede ponértelo muy fácil tu se lo puedes poner muy difícil. Lo ideal es jugarlo con gente de edades aproximadas. Aunque, claro está, sólo es mi opinión. 


3 comentarios:

  1. el mismo principio que el juego del diccionario de toda la vida: Uno busca una palabra rara en el diccionario, la dice en voz alta y escribe en un papelito la definición. Luego todos los jugadores se inventan una definición que pegue con la palabra. Luego se vota. Solo que aqui acertar al del diccionario le perjudica y lograr que tu definicion falsa sea votada te suma puntos.

    ResponderEliminar
  2. "De hecho" se escribe con H

    ResponderEliminar